12 Formas En Las Que Tú Podrías Estar Malinterpretando A Las Personas En El Espectro Autista Que Forman Parte De Tu Vida

¿Por qué las personas en el Espectro Autista y las personas neurotípicas se malinterpretan tan a menudo?

Debido a que nuestros cerebros están conectados de manera diferente, y la forma en que interactuamos entre nosotros y con el mundo es diferente según nuestro neurotipo.

Aquí hay 12 de los tipos más comunes de malentendidos que ocurren entre personas nuerotípicas y las personas en el Espectro Autista:

I) ¿Por qué?: Cuando una persona en el Espectro Autista pregunta por qué, lo decimos literalmente como una pregunta. No hay agenda oculta. Estamos pidiendo más información para que podamos comprender lo que se nos dice y llevar a cabo la tarea según lo solicitado.

Sin embargo, para las personas neeurotípicas, ¿por qué? puede tener un doble significado. Literalmente podría significar que necesitan aclaraciones, pero también podría ser una señal intencional de falta de respeto.

En el segundo escenario, la persona neurotípica en realidad no está preguntando “¿por qué?” Para aclaración, te está cuestionando a ti o tus habilidades y/o lo que les has pedido que hagan en un intento por ser insolentes. Están dando a entender pasivamente que una idea es ridícula.

La mayoría de las personas en el Espectro Autista no piensan de esta manera. Para nosotros, “por qué” tiene un solo significado, y es obtener una aclaración para que tengamos una comprensión completa de lo que se espera de nosotros.

II) Colapsos vs. Berrinches: Un berrinche es un intento deliberado de conseguir algo que la persona que está haciendo el berrinche quiere. Es una táctica. Un colapso es una explosión emocional incontrolable que generalmente sigue a múltiples experiencias de sobrecarga sensorial. Es un fenómeno neurológico que no se puede controlar.

Si tienes problemas para notar la diferencia, observa la próxima vez que un/a niño/a neurotípico/a haga un berrinche porque alguien le ha dicho “no”. Probablemente tendrán lágrimas mínimas o nulas, y mirarán a las personas a su alrededor. ellos para ver si sus acciones están produciendo la respuesta deseada.

Sin embargo, si el/la niño/a se está volcando en las paredes, sollozando, gritando y golpeándose la cabeza, y si el/la niño/a no intenta mirar a los demás a su alrededor o incluso parece percibir o reconocer a los demás a su alrededor, eso es un colapso.

III) ¡Detalles, por favor!: El cerebro neurotípico es realmente bueno para llenar los vacíos cuando alguien les cuenta una historia sobre su día o algo que les sucedió en el pasado. El cerebro en el Espectro Autista a menudo tiene dificultades con esto. La mayoría de nosotros necesitamos explicaciones detalladas para comprender lo que se nos dice para formar una imagen completa en nuestras mentes.

Cuando una persona neurotípica está en medio de contar una historia o describir una parte difícil de su día, y se le siguen pidiendo detalles que no consideran importantes (¿A qué hora del día? ¿Con quién estaba? ¿Sucedió esto? primero o hizo eso?), se sentirán interrumpidos, interrogados y desconocidos.

Sin embargo, la persona en el Espectro Autista hace esas preguntas para que puedan relacionarse con la persona neurotípica. No es un intento de interrumpir a la persona, es un intento de conectarse.

Desafortunadamente, esto a menudo se entiende mal y puede conducir a problemas de comunicación en ambos lados.

IV) ¿Quién eres de nuevo?: La prosopagnosia, o ceguera facial, es común entre aquellos en el Espectro Autista. A algunos de nosotros nos cuesta mucho reconocer a las personas fuera de contexto. Por ejemplo, si estamos acostumbrados a verte en la iglesia o en el colegio, pero te vemos en el supermercado o en el parque local, podemos sentir que te reconocemos, pero no podemos hacer la conexión en nuestras mentes.

Cuando una persona en el Espectro Autista le pregunta quién es o parece tener dificultades para recordarlo, esto es exactamente lo que está sucediendo. No hay agendas ocultas. No significa que no eres importante para ellos o que no te han prestado atención.

Sin embargo, las personas neurotípicas pueden considerar que este comportamiento significa que no vale la pena recordarlas o que no valen la pena. Pueden confundir a la persona autista como presumida, optimista o actuando “demasiado bien para ellos”.

V) Soledad: La mayoría de las personas en el Espectro Autista necesitan mucho tiempo para recargarse después de socializar o trabajar. Necesitamos dedicar tiempo a nuestros intereses especiales y permanecer en nuestras rutinas para sentirnos tranquilos y centrados. Las diferencias en los cerebros autistas hacen que el procesamiento de la información social sea mucho más difícil y puede llegar a ser abrumador.

Desafortunadamente, esta necesidad de soledad puede interpretarse erróneamente ya que no nos gustan nuestros amigos y familiares o actuamos como si fuéramos “demasiado buenos para ellos”.

Esto simplemente no es el caso. Nuevamente, no hay una agenda oculta. Solo necesitamos descansar.

VI) “Cara en blanco”: Muchas personas en el Espectro Autista tienen lo que se considera una expresión facial “en blanco” o, en términos más clínicos, un “afecto plano”. Esta es esa mirada lejana, rasgos flojos y una expresión de boca ligeramente abierta o inexpresiva que probablemente haya visto con bastante frecuencia.

Desafortunadamente, para alguien que no tiene mucha experiencia con personas en el Espectro Autista, una “cara en blanco” puede causar malentendidos y conceptos erróneos graves que pueden conducir a la hostilidad e incluso al abuso.

Una persona en el Espectro Autista que parece no tener expresión facial y una mirada lejana puede confundirse con irrespetuosa, ignorar deliberadamente a los demás, no estar interesada, ni siquiera tratar de comprender, o incluso contemplar el asesinato.

Sí, leíste el último correctamente. Las personas que tienen poca experiencia con individuos en el Espectro Autista pueden creer erróneamente que alguien sin algún tipo de expresión facial está teniendo pensamientos peligrosos y, por lo tanto, es un peligro para los demás.

Esto podría ser muy perjudicial para la persona autista, ya que podría provocar el abuso de aquellos que malinterpretan y se sienten amenazados por esta falta de expresión facial.

Una cara sin expresión podría significar muchas cosas, que incluyen, entre otras:

  • La persona en el Espectro Autista está tomando un descanso sensorial para lidiar con la sobrecarga sensorial. Es una forma leve de disociación que ayuda a restablecer el cerebro y calmar los nervios.
  • Podemos estar concentrándonos profundamente en algo. Esto significa que estamos al 100% en lo que sea que estamos haciendo, y no tenemos una expresión facial. (Para muchas personas en el Espectro Autista, mantener una expresión facial requiere un esfuerzo concentrado).
  • Muchas personas en el Espectro Autista tienen una falta de conectividad entre las partes del cerebro responsables del procesamiento de las emociones y las responsables de coordinar las expresiones faciales, por lo que pueden estar extremadamente interesados, emocionados, molestos o enojados, pero su rostro no reflejará su emoción. Controlar las expresiones faciales puede ser aún más difícil cuando están cansados.

VII) Falta de contacto visual: Para muchos en el Espectro Autista, el contacto visual es casi físicamente doloroso.

No podemos mantener contacto visual a largo plazo con nadie, pero eso no significa que estamos faltándole el respeto a los demás, tengamos algo que ocultar o no estamos escuchando.

De hecho, escuchamos mucho mejor cuando no nos sentimos presionado para hacer contacto visual porque la sobrecarga sensorial causada por el contacto visual distorsiona completamente mi capacidad para procesar la información auditiva.

VIII) “Mentiras blancas”: Desde una edad temprana, a la mayoría de nosotros se nos enseña que mentir es malo e inaceptable, y que debemos ser honestos y decir la verdad. Bueno, las personas en el Espectro Autista tienden a tomar esa lección moral un poco más literalmente que los neurotípicos.

Esto significa que, para la mayoría de las personas en el Espectro Autista, no hay diferencia entre una mentira normal y una “mentira piadosa”, que son mentiras que se dicen para evitar los sentimientos de alguien.

Parece que esto es algo que las personas neurotípicas pueden diferenciar fácilmente sin que se lo digan. Las personas en el Espectro Autista, por otro lado, necesitan que se les explique esto porque no es algo natural para nosotros.

Además, una vez que aprendemos una regla social, esencialmente se convierte en piedra para nosotros.

En otras palabras: No mientan. Punto final.

No nos damos cuenta de que hay excepciones o no sabemos cuándo aplicarlas. Después de todo, si hacemos una pregunta, esperamos comentarios honestos y no buscamos validación.

IX) Observando en voz alta: Hablando de la verdad, algunas personas en el Espectro Autista hacen observaciones en voz alta sobre nuestro mundo con resultados mixtos. Para nosotros, simplemente estamos señalando lo que estamos viendo con nuestros ojos. No está destinado a serlo, pero algunas de estas observaciones pueden considerarse intencionalmente groseras u ofensivas.

Piénselo de esta manera, si un/a niño/a de cualquier neurotipo señaló y dijo: “¡Ese perro tiene muchas manchas!” Cuando se refiere a un dálmata, no parecería ofensivo.

Sin embargo, si ese/a mismo/a niño/a señaló y dijo: “¡Esa mujer tiene muchos puntos!” Cuando se refiere a su acné, eso sonaría muy ofensivo.

La cuestión es que, para muchas personas en el Espectro Autista, no hay diferencia en estas dos oraciones. Ambas son solo observaciones, sin intención de ofender.

Al igual que con cualquier tipo de regla de etiqueta social, esta diferencia es algo que podemos aprender, pero su comprensión no llega automáticamente a la mayoría de las personas en el Espectro Autista.

X) Tono de voz: Muchas personas en el Espectro Autista tienen lo que se considera un tono de voz monótono (plano) o hablan un poco más alto que los que los rodean. Este tono plano y fuerte puede confundirse con agresión o falta de respeto cuando no lo es. Así es como habla la persona. A menudo, las personas en el Espectro Autista no pueden escuchar el tono de nuestras propias voces y/o no se dan cuenta de cómo suena para otros.

XI) Vaguedad: Si has hecho planes con tu pareja en el Espectro Autista, y no aparecen cuando lo esperas, o aparecen en otra parte del edificio por completo, puedes confundir esto con falta de cuidado o atención o incluso pensar que la persona te está manipulando.

La verdad es que la vaguedad puede ser bastante confusa para muchas personas en el Espectro Autista. Al hacer planes con una persona en el espectro, brinde información concreta.

En lugar de “nos vemos en el café más o menos a las 5:00″, danos más; de lo contrario, es posible que tengamos preguntas que tememos hacer. Por ejemplo, “¿Es un poco antes de las 5 o después de las 5? ¿Me reuniré con él/ella en la puerta? ¿En el estacionamiento? ¿En el edificio?”

Estas preguntas sin respuesta girando en nuestras mentes pueden hacer que entremos en pánico y parezcamos angustiados cuando finalmente nos encontremos, lo que puede conducir a malentendidos aún más.

En su lugar, intenta esto: “Te veré en el café Mokka en el Apumanque el sábado a las 5:00, y te esperaré sentado/a en la mesa”.

XII) Iniciativa autónoma: Es la capacidad de ver algo que hay que hacer y hacerlo sin avisos ni recordatorios.

Por ejemplo, puede preguntarse por qué la persona en el Espectro Autista en tu vida no lava los platos, ni guarda la ropa, ni saca la basura cuando obviamente debe hacerse. La cuestión es que muchos de nosotros no podemos ver que hay que hacerlo. Ver esas cosas podría no generar ninguna respuesta porque es solo información de fondo para nosotros, como el sofá o el televisor.

Es muy fácil confundir este comportamiento con pereza intencionada, pero no lo es. Las personas en el Espectro Autista a menudo necesitan que se les diga de manera muy específica lo que se espera de ellas y que se les brinden recordatorios ya sea verbalmente o en su teléfono. Una vez que una tarea se convierte en parte de nuestra rutina, generalmente se realiza sin preguntar.

Sin embargo, todos son diferentes. Algunos pueden necesitar más ayuda y otros pueden necesitar menos.

Fuente: Heidel, J. (2019). A Dozen Ways You Might Be Misunderstanding the Autistic Person In Your Life. The Aspergian. (https://theaspergian.com/2019/08/14/a-dozen-ways-you-might-be-misunderstanding-the-autistic-person-in-your-life/?fbclid=IwAR1-qqtSE1FlmPUh0foKKaHxDqbB_AQpPoYqykwDYZpJYCjoSfzXcHruJNw). Traducido por Maxmiliano Bravo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s