Consejos Útiles Para Apoyar La Función Ejecutiva En Los Niños En El Espectro Autista

Como se ha descrito anteriormente en este blog, la función ejecutiva es un área que muchas de las personas en el Espectro Autista tienen muchas dificultades en hacer tareas cotidianas que las personas sin la condición encuentran bastante simples. Laura Muñoz, una terapeuta ocupacional que apoya a muchos niños en el Espectro Autista para desarrollar habilidades de función ejecutiva. Cuando se le preguntó cuál cree que es la curva de aprendizaje más grande, dijo:

Una de las cosas más importantes para que las personas se den cuenta es cuánto efecto tienen los dificultades de función ejecutiva en su vida cotidiana y en la vida cotidiana de tu hijo/a. Atraviesa todo tipo de dominios: desde pagar las deudas, levantarse de la cama, vestirse, administrar la escuela, organizar tus tareas escolares, poder priorizar entre las cosas que deseas hacer y las cosas que debes hacer. Cubre todo lo que hacemos en nuestros días y semanas. “

La Sra. Muñoz señala que, al igual que las habilidades sociales, para muchos de nosotros la función ejecutiva es algo que “simplemente aprendemos”. Al igual que otras habilidades de comportamiento implícito (por ejemplo, poder leer el lenguaje corporal, etc.), la función ejecutiva es algo que “simplemente percibimos” al estar cerca de las personas. “Cuando tienes dificultades en la función ejecutiva, simplemente no captas las señales“, explica Muñoz. “En ese punto, debe enseñarse explícitamente y saber cómo hacerlo es esencial“.

¿Las buenas noticias? Los niños todavía están desarrollando sus habilidades de función ejecutiva hasta los 20 años. Eso significa que hay mucho tiempo para ayudarlos a crecer y desarrollar procedimientos específicos que puedan usar para ayudarlos en las áreas que tienen más desafíos.

¿Cómo pueden ayudar los padres a apoyar a sus hijos con sus Habilidades de Función Ejecutiva?

I) Usa apoyos visuales para enseñar habilidades de organización: Hay muchas herramientas excelentes y artículos sobre este tema. Puede comprar soportes visuales prefabricados o hacer los suyos propios. Se pueden imprimir fotografías o dibujos. Es increíblemente útil tener algún tipo de representación visual de qué cosas van a dónde y en qué pasos, para que el niño tenga una imagen clara de a dónde van, y cómo se supone que debe ser para llegar allí. Cuando su hijo se esté preparando para partir por el día, si hay una imagen de lo que va en la mochila a la que se puede referir, entonces sabrán si han empacado su agua, almuerzo, ropa extra, etc.

II) Divide las tareas en partes más pequeñas: Para aquellos con dificultades en la función ejecutiva, prepararse para ir al colegio por la mañana puede ser una tarea abrumadora. Si divides esa tarea en partes, es mucho más fácil. Levantarse, vestirse, desayunar, ir al lugar donde está la mochila, empacar la mochila de acuerdo con los apoyos visual alusivos al artículo antes mencionado. Luego zapatos, luego abrigo, etc. “Con una familia, el niño se sintió confundido cuando su madre quería que limpiara la cocina“, explicó Muñoz. “No estaba seguro de lo que eso significaba, así que lo dividimos en secciones y tomamos una fotografía de cómo se veía cada espacio (cajón de los cubiertos, lavaplatos, repisas) cuando se limpiaba de la manera que su mamá quería“.

III) Tener espacios despejados donde van las cosas:Hace poco estuve ayudando a una profesora con una clase grande y muchos tipos diferentes de niños a organizar su clase“, relató Muñoz. “La profesora estaba frustrada porque los niños no tenían asientos designados, por lo que las botellas de agua que traían todos los días simplemente iban a todas partes porque no tenían espacio“. Hicimos una caja con un trozo de cinta adhesiva con una imagen de botellas de agua, y luego les explicamos a los niños que era el lugar de estacionamiento de las botellas de agua. “Hagan espacios designados con imágenes encima: esta es su canasta donde van sus sombreros y guantes, aquí es donde van tus zapatos, aquí es donde va la basura“. Eventualmente se convertirá en una segunda naturaleza.

IV) No vengas al rescate: Los padres a menudo desarrollan y modelan habilidades increíbles de función ejecutiva mientras hacen malabarismos con niños, mascotas, trabajos y entre ellos. Esos padres a menudo intervienen sin problemas cuando sus hijos tienen problemas con un conjunto de habilidades que es tan fuerte en los padres. Intervenir para organizar la mochila de tu hijo/a, llevarlo al colegio con almuerzos o tareas sin fin olvidados y limpiar su habitación para ellos no ayuda a los niños a aprender a hacer estas cosas por sí mismos. Lleva más tiempo establecer un proceso de aprendizaje, esperar y darle a tu hijo/a la oportunidad de hacerlo por su cuenta primero, pero en última instancia, la única forma de trabajar la función ejecutiva es establecer formas de ayuda y luego practicar hacerlo.

V) Dediquen mucho tiempo y mucha paciencia: ¿Cuanto tiempo? Tiempo extra, más tiempo del que te llevaría hacerlo. Para algunos padres e hijos, esto significa hacerlo la noche anterior. Tardará más de lo que piensas, pero quieres darles el tiempo para que hagan todo lo que puedan para que puedan aprender. Si realmente tienes prisa en cualquier momento, elige un momento diferente para aprender nuevas habilidades. Siempre hay oportunidades y no hay necesidad de estrés adicional si estás presionado por el tiempo.

Pide Ayuda Si Lo Necesitas: El Desarrollo de la Función Ejecutiva no es solamente Responsabilidad de los Padres

Muñoz también quería expresar que no defiende que los padres hagan esto por si solos. No es solo responsabilidad de los padres asegurarse de que nuestros hijos aprendan habilidades en torno a la función ejecutiva. También les toca a los profesores y terapeutas; cada adulto que interactúa con los niños en el Espectro Autista tiene la responsabilidad de enseñar esas habilidades porque para muchos niños con la condición, no solo son adquiridas implícitamente. Busquen ayuda de un terapeuta ocupacional u otro profesional cuando necesiten apoyo o para comenzar. Al principio, lleva más tiempo establecer procesos para ayudar a nuestros hijos. Puede ser especialmente difícil porque tratar de enseñar algo que en realidad nunca tuvieron que “aprender” es difícil, pero las recompensas por la autoestima de un/a niño/a y, en última instancia, su mayor independencia lo valen.

Fuente: Bennie. M. (2018). Supporting Executive Function in Children With Autism (Part 2). Autism Awareness Centre Inc. Recuperado de (https://autismawarenesscentre.com/supporting-executive-function-in-children-with-autism-part-2/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s