¿Cómo Manejar a los Niños que Buscan Atención?

No levantes a tu bebé cuando llora. Sólo quieren atención.

No consueles una rabieta. Sólo quieren atención.

No cedas a sus quejas. Sólo quieren atención.

No hagas cosas por tu hijo/a que sabes que pueden hacer por sí mismo/a. Sólo quieren atención.

Cualquiera pensaría que la atención era una droga ilícita. ¡Todos estén atentos a los niños que intentan marcar algunos!

Pero la atención no es un lujo para ser racionado. Tampoco es algo de lo que temer. La atención es algo que todos necesitamos.

Las personas necesita ser vistas, valoradas, escuchadas, reconocidas y aceptadas. La personas necesitan atención.

Entonces, ¿quién realmente tiene el problema aquí? ¿Los niños que expresan una necesidad biológica de atención perfectamente natural, o los adultos que usan su atención como una herramienta para ejercer el poder?

Con suerte, ya sabes la respuesta.

¿Qué hacer cuando tu hijo/a quiere atención?

I) Desafía tu condicionamiento: A menudo los padres están condicionados a ejercer su rol basados en el miedo. Sienten que deben controlar a los niños, para que no hagan lo incorrecto. Sienten que no pueden ni deben mostrarles demasiado amor o consideración, por temor a malcriarlos. ¿Pero es esta una manera de tratar a una persona?

¿Qué pasaría si tu pareja siempre esperara lo peor de ti y controlara todas tus elecciones para que no hicieras lo incorrecto? ¿Qué pasaría si ellos racionaran su atención dependiendo de si su comportamiento los complacía? ¿Qué pasaría si usaran su amor y afecto como moneda para lograr que hagas lo que querían? Eso no suena como una relación saludable y ciertamente no es algo que tú quieres modelar para tus hijos.

La verdad es que nos vendieron una mentira. Los niños no son intrínsecamente malos o manipuladores. Son seres humanos, que intentan darle sentido al mundo, que desean conectarse contigo y hacer lo mejor que pueden. ¡Y a veces eso es difícil! Especialmente cuando te arrojan a un mundo que alienta literalmente a los padres a ignorar los gritos de sus hijos y, a medida que crecen, ignoran sus ofertas de atención.

Desafía tu condicionamiento. Esta no es una manera de tratar a las personas. Los niños son personas, y si este tipo de tratamiento no sería aceptable en cualquier otra relación, es probable que tampoco esté bien para ellos. La relación entre padres e hijos no es una especie de universo alternativo mágico en el que aquellos con mayor poder puedan tratar a los demás de manera deficiente y esperar que no sea perjudicial.

II) Escucha lo que están comunicando: Todo comportamiento es comunicación. Si un niño se involucra en lo que las personas describen como conductas de “búsqueda de atención”, entonces están comunicando claramente una necesidad. La necesidad de atención. Podría ser por varias razones y es nuestro trabajo resolverlo.

Cuando alguien tiene una necesidad, escuchamos, nos importa y lo ayudamos a satisfacer sus necesidades de la manera que podamos.

¿Qué se está comunicando tu hijo/a? ¿Que necesitan?

III) No trates sus necesidades con frialdad o indiferencia: Si tus hijos quieren tú atención, entonces dales atención. La atención es una necesidad legítima.

Juega con ellos, ríe con ellos, consuélalos. Muéstrales que son importantes.

No puedes echar a perder a alguien con demasiada atención o reconocimiento.

IV) Olvídate de los malos hábitos y la manipulación: ¿Qué pasa cuando los niños piden atención de manera negativa? Aún así, satisface sus necesidades.

Olvídate de las advertencias. Olvídate de los “malos hábitos” y la “manipulación”. Si un niño realmente elige hacer lo incorrecto solo para llamar la atención, ¿qué le dice eso? Están desesperados y haciendo todo lo posible para satisfacer sus necesidades. Tal vez creen que esta es la mejor manera de llamar la atención porque han aprendido que sus verdaderas necesidades no serán satisfechas.

Entonces dales lo que necesitan. Demuéstreles que no tienen que recurrir a esto solo para obtener la atención que necesitan. Muéstrales que el amor y la atención se dan libremente.

V) Llena su balde: Llena a tu hijo/a con todo el amor, la conexión y la atención que necesita con regularidad. Reconozca que los diferentes niños necesitan diferentes cantidades, así como diferentes tipos de atención. ¡Encuentra lo que tiene un significado único para ellos!

La atención no es algo que retener o racionar. Es una necesidad legítima.

Entonces, ¿qué debes hacer cuando un niño quiere atención?

Dáselo a ellos.

Siempre.

Fuente: Sara. (2017). How to Handle Attention-Seeking Kids. Happiness Is Here. Recuperado de (http://happinessishereblog.com/2017/09/how-to-handle-attention-seeking-kids/?fbclid=IwAR0GP_58PVurgT8Ec5_lPDik-7MSB4LQmsnDqDWiNxPXHrSyFBvksmP5Tn8). Traducido por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s