¿Por qué Educar a los Niños en el Espectro Autista Sobre Seguridad Sexual Si Importa?

En un estudio reciente, psicólogos canadienses encontraron que el 78% de los adultos en el Espectro Autista informaron haber sido “violados, obligados a tener relaciones sexuales o de otra manera abusados ​​sexualmente”. Esta alta tasa de victimización sexual es alarmantemente mayor que la tasa de las personas sin Espectro Autista (47%) y una “tremenda preocupación”, según los investigadores que publicaron sus conclusiones en The Journal of Autism and Developmental Disorders. El 78% es más que una tremenda preocupación, como lo son los otros estudios que demuestran continuamente patrones similares. Esto es alarmante y justificadamente así.

¿Por qué los miembros de la comunidad del Espectro Autista se enfrentan al abuso y al asalto en un nivel tan desproporcionadamente alto? Hay muchas teorías, pero hay dos que se destacan: las personas en el Espectro Autista pueden tener más dificultades para percibir las intenciones de quienes los rodean y, a menudo, no están debidamente informados sobre cómo proteger sus cuerpos y su personalidad. Las personas en el Espectro Autista a menudo tienen más dificultades para traducir los matices del lenguaje corporal, captar las intenciones de los demás y establecer la confianza adecuada.

Proteger a los niños y adultos en el Espectro Autista implica varias consideraciones. Los padres de jóvenes en el Espectro Autista a menudo son vacilantes y tentativos a la hora de proporcionar una educación reproductiva a sus hijos, citando la creencia de que estos pequeños no estarán involucrados en una relación o les resultará útil dicha información. Esto los pone en mayor riesgo de abuso y explotación. En cambio, proporcionar instrucción específica a estos niños puede reducir en gran medida la posibilidad de que se les haga daño.

Algunas formas muy simples pero efectivas de proteger a un/a niño/a en el Espectro Autista o en situación de discapacidad incluyen:

I) Enseñar a los niños en el Espectro Autista que pueden decir “¡No!”: Hazles saber que sus cuerpos les pertenece y que tienen el derecho de rechazar el contacto físico. Darle la mano de alguien, saludar con la mano y dar los cinco son excelentes alternativas a un beso o un abrazo. Esto le enseña al/la niño/a que tiene permiso para rechazar la interacción corporal si se siente incómodo por cualquier motivo.

II) Tener sorpresas, no guardar secretos: Los abusadores confían en el poder armado de la confianza para establecer una serie de secretos, eventualmente progresando hacia secretos más oscuros después de ganarse la confianza. Las sorpresas son cosas que queremos que las personas descubran y se consideren positivas, mientras que los secretos se mantienen ocultos. A los niños se les puede enseñar a acudir a un adulto de confianza si alguien les está pidiendo que oculten algo que los hace sentir incómodos.

III) Las emociones y nuestros cuerpos pueden decirnos lo que está sucediendo: Entrena a los niños para que presten atención a las emociones del miedo, inseguridad o nervios. Esto podría ser una señal de que necesitan hablar de inmediato con un adulto de confianza. Si un niño/a tiene dificultades para comunicarse o comprender sus emociones, se puede demostrar que están conscientes de su cuerpo. Esto incluye saber que tener una sensación de malestar estomacal, sudoración excesiva, mareos o latidos acelerados. Si sienten estas cosas en cualquier situación, deben hablar con un adulto de confianza.

IV) Las partes privadas deben permanecer privadas: Cualquier parte de su cuerpo cubierta por un traje de baño es privada. Nadie debe tocar o pedir ser tocado en sus partes privadas, o mostrar imágenes de las partes privadas. Además, enseñarles a los niños los nombres anatómicamente correctos ayudará a protegerlos de los malos tratos. Si ocurren cualquiera de estas cosas, deben informarles a un adulto de confianza.

V) ¡Los adultos de confianza son adultos seguros!: Ayuda a los niños a crear una lista de al menos cuatro adultos que ellos saben que les creerán si acuden a ellos por cualquier cosa. Si el/la niño/a nota sus emociones o su cuerpo y le dice que algo no está bien, o si alguna de las reglas de seguridad mencionadas anteriormente se rompe, puede hablar con un adulto de confianza tan pronto como sea posible.

Crear una cultura de protección en la era del #MeToo significa más que solo proteger y escuchar a la comunidad neurodiversa, sino también capacitarlos para hablar por sí mismos.

Fuente: Beresford, M. (2018). Why Educating Autistic Children About Sexual Safety Matters. Learn from Autistics. Recuperado de (https://learnfromautistics.com/why-educating-autistic-children-about-sexual-safety-matters/?fbclid=IwAR0ub0a9D-tK8a_Y1jkzzW7wMGCg-_sCzM-E_H_vB-SqWvPUAn8pg2ihiGM). Traducido por Maximiliano Bravo.

Un comentario sobre “¿Por qué Educar a los Niños en el Espectro Autista Sobre Seguridad Sexual Si Importa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s