10 Consejos Para Aprender a Conducir en el Espectro Autista

Aprender a conducir requerirá persistencia y la adquisición de varias habilidades nuevas, como capacidades de juicio rápido, tareas múltiples, flexibilidad para los cambios (especialmente durante la construcción) y comunicación no verbal con otros conductores. A las personas en el Espectro Autista les puede resultar difícil conducir, debido a problemas de ansiedad, discernimiento visual-espacial, tiempo de reacción y más. Pero, si bien la tarea de convertirse en un conductor experimentado puede parecer una tarea desalentadora, hay algunas cosas que puede hacer para asegurarse de que se convierta en el conductor experimentado que aspira a ser.

Felizmente, una vez que comienzas a conducir, incluso puedes descubrir que tienes ciertas habilidades que son un buen augurio para tus habilidades al volante, como la atención a los detalles y el estricto cumplimiento de las leyes de seguridad.

Solo alrededor de un tercio de las personas en el Espectro Autista sin discapacidad intelectual obtienen sus licencias para conducir antes de los 21 años. No todas las personas en el Espectro Autista desean conducir o son capaces de conducir, pero muchas lo hacen y lo son. Si te enganchas con este grupo, no dejes que tu ansiedad por aprender a conducir se lleve lo mejor de ti. En su lugar, échale un vistazo a los siguientes consejos y ve qué puedes hacer para que la experiencia sea un poco más fácil para ti.

I) Practica en tu auto (y en todas partes): ¡Una de las cosas más importantes que puedes hacer cuando aprendes a conducir es practicar! Mucho tiempo detrás del volante te llevará allí, pero también hay otras formas en que puedes practicar la conducción. Lee las reglas y consejos para conducir en tu tiempo libre, u observa a alguien más conduciendo y analizar sus acciones. Practica tus habilidades de planificación y de conciencia viso-espacial andando una bicicleta o cortando el pasto. La práctica fuera del auto puede ayudarte a sentirse más seguro para cuando sea el momento de practicar con las manos bien puestas en el volante.

II) Inscríbete en un curso de educación vial: Una vez que tengas algo de práctica de lectura y fuera del auto para aumentar tu confianza, inscríbete en un curso de educación vial para obtener la primicia de los expertos. Tus padres han conducido durante años y tienen mucha experiencia, pero la gente olvida las pequeñas cosas con el paso de lo años. Es posible que no sepan de memoria todas las reglas del camino, o que simplemente no sepan cómo darte las herramientas adecuadas para aprender a conducir. En cualquier caso, definitivamente tienes la oportunidad de beneficiarte de la guía experta de un instructor.

III) Comunícale tus necesidades a tu instructor: Ya sea que estés conduciendo un auto con un instructor o tus padres, esa persona necesitará saber cuáles son los desafíos únicos que enfrentas mientras conduces para poder ayudarte a tener éxito. Si quieres que no hablen a menos que sea necesario para que puedas concentrarte en el camino, diles eso. Si quieres que te recuerden los límites de velocidad u otra señalización hasta que te sientas cómodo con todas las múltiples instrucciones, hazles saber. Diles cómo aprendes para que puedan enseñarte mejor.

IV) Limita las distracciones: Como extensión del punto anterior, tanto tú como tu instructor o tus padres deben estar conscientes de las distracciones en el vehículo mientras conduces. Mantén la conversación al mínimo y la música a bajo volumen o apágala. También es posible que desees limitar la cantidad de pasajeros que llevas en el auto, ya que el nivel de ruido podría volverse agobiante. Una vez que tengas tu licencia, es posible que conducir solo te ayude a concentrarte mejor; no te sientas mal si nunca te sientes muy cómodo manejando con pasajeros.

V) Practica fuera del camino (pero todavía en el auto): Si recién comenzaste a conducir y no te sientes cómodo con el tráfico, trata de conducir por un estacionamiento vacío u otra área poco poblada, para no tener que preocuparte por atropellar a un peatón o chocar con otro vehículo. De esta manera, puedes concentrarte en las reglas del camino y el comportamiento de tu vehículo antes de agregar otras variables.

VI) Permanece en zonas familiares: Una vez que estás en el camino, aún puedes mantener baja tu ansiedad al permanecer en zonas familiares por un tiempo. Practica en tu vecindario o en una ruta que conozcas bien antes de aventurarte en nuevos lugares. Asegúrate de practicar en dichas zonas cuando oscurezca antes de trasladarte a lugares desconocidos por la noche, ya que encontrarás que conducir es una experiencia muy diferente cuando no tienes luz diurna como guía.

VII) Utiliza un GPS: Cuando sea el momento de aventurarte un poco más conduciendo por nuevas rutas, familiarizarte con el uso y la comprensión de las direcciones del GPS te será muy útil para que puedas concentrarte en la carretera y dejar la navegación en manos de alguien (o algo más). De esta manera, puedes practicar el uso de diferentes tipos de carreteras en diferentes niveles de tráfico sin el temor adicional de perderte en el camino.

VIII) Presta atención a las inclemencias del tiempo: Al igual que en la conducción nocturna, la conducción durante diferentes tipos de clima puede afectar en gran medida tu capacidad para conducir correctamente. Siempre ten cuidado al aventurarte en una nueva condición climática, y ten en cuenta que las precipitaciones o las heladas pueden hacer que las carreteras estén mojadas o resbaladizas, lo que requiere más tiempo para frenar y detenerte. La lluvia, la nieve y la oscuridad pueden disminuir la visibilidad, y el viento puede dificultar la conducción adecuada de tu auto. Ten en cuenta estos factores antes de encender el motor.

IX) Habla con tus compañeros: Si conoces a personas de tu misma edad que hayan aprendido recientemente a conducir, habla con ellos para obtener consejos, así como para conocer las dificultades que pueden haber tenido. Este enfoque tiene dos beneficios; en primer lugar, es probable que aprendas más información actualizada de alguien que acaba de aprender a conducir que de tus padres que no han recibido entrenamiento en décadas, y en segundo lugar, aprenderás que no eres el único tener dificultades para aprender a conducir.

X) ¡Sé tu mismo!: Como una persona en el Espectro Autista, es probable que tú no estés acostumbrado a lo que otras personas consideran “normal”, y eso está totalmente bien. Siempre y cuando estés a salvo y sigas todas las reglas del camino, no importa si haces las cosas de manera un poco diferente. Puede elegir no conducir cuando no es absolutamente necesario, o puede elegir nunca conducir con pasajeros para eliminar las distracciones. O tal vez lo que importa es que el asiento tiene que estar exactamente a la misma distancia del volante cada vez que conduzcas. Cualquiera que sea el caso, tener algo que haga que tu estilo de conducción sea un poco diferente está perfectamente bien. ¡Solo haz lo que te haga sentir cómodo y siéntete orgulloso de haber logrado esta difícil tarea!

Fuente: Nelson, E. (s.f.). 10 Tips for Learning to Drive with ASD. The Autism Site. Recuperado de (https://blog.theautismsite.greatergood.com/learn-to-drive/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s