Espectro Autista y Cromosoma XX: Las Mujeres También Necesitan Apoyo

Las mujeres en el Espectro Autista tienen menos probabilidades de ser diagnosticadas y más probabilidades de ser diagnosticadas erróneamente por varias razones.

Además, muchos profesionales han sido capacitados para reconocer la expresión típica del Espectro Autista más fácilmente en hombres que en mujeres. Si bien muchos profesionales y activistas están trabajando arduamente para cambiar esta realidad, aún queda un largo camino por recorrer en términos de comprensión y reconocimiento universal de los dones y desafíos únicos de las mujeres en el Espectro Autista.

Si bien las características principales la condición no difieren entre los géneros, las niñas y las mujeres pueden mostrar diferentes reacciones externas a dicho diagnóstico. Si bien cada niña y mujer en el Espectro Autista es única, muchas comparten ciertas experiencias.

I) Experiencias Comunes

  • Durante su niñez, ellas pueden saber que son diferentes, notando que sus intereses se alejan de los de sus pares. Ellas pueden preferir tener solo uno o dos amigos, o jugar solas, apreciar y enfocarse en intereses específicos.
  • Ellas pueden demostrar una aversión a lo que es popular, lo que es femenino o lo que está de moda. Debido a sus sensibilidad hacia ciertas texturas, tal vez prefieran usar ropa cómoda y práctica. Pueden parecer ingenuas o inmaduras, ya que no están sincronizadas con las tendencias o las normas sociales.
  • Ellas podrían esforzarse mucho para “camuflar” su confusión social y/o su ansiedad a través de la imitación estratégica, al escapar a la naturaleza o la fantasía, o al permanecer en la periferia de la actividad social.
  • Ellas podrían mostrar diferentes lados de su personalidad en diferentes entornos. Una niña en el Espectro Autista puede sufrir confusión social en silencio y aislamiento en el salón de clases o en el patio de recreo, pero puede ser un personaje diferente en el hogar; se quita la máscara. En casa, ella podría ser más propensa a liberar sus emociones reprimidas a través de las crisis.
  • Podrían sentirse agotadas tras esforzarse por descifrar las reglas sociales e imitar a quienes la rodean para ocultar sus diferencias.
  • Podrían sentirse ansiosas en los entornos donde se le pide que actúen de cierta forma en situaciones sociales específica. Esto podría llevar al mutismo, al escapismo o a centrarse en rituales rutinarios o repetitivos.

II) Intereses específicos

Al igual que los hombres en el Espectro Autista, las mujeres si tienen intereses especiales intensos; Sin embargo, estos intereses especiales pueden seguir diferentes conjuntos de temas.

Históricamente, las mujeres han tenido menos probabilidades que los hombres de estar interesadas en el transporte, las computadoras o la astronomía, y es más probable que se apasionen por la literatura, las artes, los animales, el activismo ambiental y otros temas con temas relacionales.

Dicho esto, cuando se trata de intereses especiales, todo vale para ambos sexos. No hay límites a la variedad y profundidad de intereses o experiencia tanto para mujeres como para hombres en el Espectro Autista. Como siempre, estos intereses están en constante evolución con los tiempos.

III) Estigma

Si bien muchas personas han luchado por mucho tiempo para garantizar que la igualdad de género sea un principio universalmente aceptado, los niños y las niñas todavía son socializados de manera diferente en nuestra cultura moderna. En muchos lugares, a menudo se espera que las mujeres valoren más las competencias interpersonales que las competencias técnicas. En consecuencia, las mujeres en el Espectro Autista pueden sentirse estigmatizadas de maneras diferentes a los hombres con el mismo diagnóstico.

Un estudio realizado por Simon Baron-Cohen y Sally Wheelwright encontró que “las mujeres tienen más probabilidades de disfrutar de amistades cercanas y empáticas, de gustar y estar interesadas en las personas; para disfrutar de la interacción con los demás por su propio bien; y considerar las amistades importantes”.

La brecha entre las expectativas de la sociedad y los intereses personales puede ser mayor en las mujeres en el Espectro Autista que en los hombres con la misma condición porque las expectativas de la sociedad de una fuerte identidad social tradicionalmente pueden ser mayores para las mujeres.

Las mujeres también pueden tener más dificultades para formar amistades porque las relaciones femeninas se basan frecuentemente en intercambios emocionales y sociales matizados, mientras que las amistades masculinas históricamente han estado más basadas en actividades compartidas. Al igual que los hombres, las mujeres en el Espectro Autista probablemente hayan experimentado una historia de acoso escolar.

Sin embargo, la forma en que se manifiesta el fenómeno puede tener diferentes características basadas en el género. No importa cuán sutil o abierta sea, la exclusión y el hostigamiento pueden ser profundamente traumáticas y afectar la autoconfianza y la sensación de seguridad de las víctimas.

IV) Otras preocupaciones relacionadas con la salud mental

Las mujeres en el Espectro Autista pueden experimentar trastornos del estado de ánimo concurrentes y, a menudo, internalizan sentimientos de frustración y fracaso.

Comenzando en la adolescencia, tienen altos índices de depresión y ansiedad: 34% y 36%, respectivamente. Algunos estudios también han encontrado una superposición convincente entre el autismo y los trastornos alimentarios como la anorexia, aunque los estudios son demasiado pequeños para estimar cuántas mujeres tienen ambos.

Las mujeres en el Espectro Autista a menudo desarrollan “mecanismos de afrontamiento” que pueden cubrir las dificultades intrínsecas que experimentan. Pueden imitar a sus compañeros, observar desde un lado, usar su intelecto para descubrir las mejores maneras de permanecer sin ser detectados, y estudiarán, practicarán y aprenderán los enfoques apropiados para las situaciones sociales. Suena bastante fácil, pero en realidad estas estrategias requieren mucho trabajo y pueden a menudo llevar al agotamiento, la abstinencia, la ansiedad, el mutismo selectivo y la depresión

Si bien la co-ocurrencia puede influir en la imagen, algunas mujeres son diagnosticadas erróneamente con trastornos de personalidad: trastorno de personalidad límite, trastorno de personalidad evitativa, trastorno de personalidad esquizoide, por ejemplo. Es importante reconocer que estos diagnósticos a veces pueden oscurecer las fortalezas y debilidades de las mujeres en el Espectro Autista.

V) Preocupaciones de seguridad

Las mujeres en el Espectro Autista pueden estar en riesgo de ser víctimas debido a la ingenuidad social asociada con dicha condición. Un estudio de niños con discapacidades del desarrollo encontró tasas de abuso sexual 1.7 veces más altas que las de la población general. Las mujeres en el Espectro Autista deben ser apoyadas por familiares, amigos, terapeutas y orientadores para desarrollar reglas claras sobre su seguridad.

VI) Sexualidad

Las mujeres en el Espectro Autista pueden percibir su sexualidad de diversas maneras. Debido a los numerosos tabúes en torno a la discusión de la sexualidad entre las mujeres, las mujeres en el Espectro Autista rara vez tienen foros para conversaciones explícitas sobre este tema. Las sensibilidades sensoriales pueden ser particularmente difíciles para las mujeres en el Espectro Autista. Tras recibir el diagnóstico de Espectro Autista, las mujeres les recetan frecuentemente medicamentos con efectos secundarios que reducen su excitación sexual. Esto puede llevar a que muchas mujeres en el Espectro Autista se perciban a sí mismas como asexuales.

VII) Maternidad

A pesar de sus dificultades, muchas mujeres en el Espectro Autista tienen mucho éxito criando a sus hijos. Una mujer con dicha condición afirmó que tiene recuerdos más vívidos de su infancia que sus compañeros y, por lo tanto, puede relacionarse mejor con su hijo. Dicho esto, las mujeres en el Espectro Autista pueden tener dificultades con las muchas tareas de función ejecutiva requeridas de su rol como madres.

Además, las mujeres en el Espectro Autista pueden verse especialmente ansiosas cuando sus hijos llegan a la adolescencia, cuyas interacciones sociales se convierten en el foco principal de sus vidas. Los padres en el Espectro Autista pueden sentir que les resulta difícil relacionarse con los padres de otros niños y para establecer interacciones sociales para sus hijos.

También pueden sentir que la crianza de los hijos en situación de discapacidad es extremadamente estigmatizada. Los padres en el Espectro Autista pueden necesitar el apoyo de familiares, amigos y profesionales para obtener ayuda con estas dificultades.

Fuente: Wutkiewicz, K. (s.f.). Asperger and Autism Spectrum: Women and Girls. The Asperger/Autism Network (AANE). Recuperado de (https://www.aane.org/women-asperger-profiles/). Traducido por Maximiliano Bravo.

5 comentarios sobre “Espectro Autista y Cromosoma XX: Las Mujeres También Necesitan Apoyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s