Adicciones en el Espectro Autista: Un Problema con Raíces Muy Profundas

Las personas en el Espectro Autista no beben alcohol ni consumen drogas. Nos encantan los límites y las reglas claras, por lo que no hacemos nada ilegal. En general, somos menos susceptibles a la presión social. Y todo el mundo sabe que beber es una actividad social, por lo que obviamente las personas en el Espectro Autista ni siquiera beberían, y mucho menos se convertirían en alcohólicos. ¿Cierto?

¡ERROR!

No solo algunas personas en el Espectro Autista beben alcohol y/o consumen drogas, sino que también nos arriesgamos a la adicción. Las raíces de la adicción de las personas en el Espectro Autista pueden remontarse a la infancia, por lo que es muy importante pensar cómo estamos criando niños en el Espectro Autista hoy, si queremos ayudarlos a evitar las dificultades de la adicción en el futuro.

¿Por qué las personas en el Espectro Autista beben alcohol y/o consumen drogas?

Esta pregunta es fácil de responder. Pregúntale a cualquier persona en el Espectro Autista, incluso a aquellos que no beben alcohol ni consumen drogas, y es probable que responderán rápidamente: las sustancias que alteran la mente disminuyen las inhibiciones y ayudan a las personas a superar la timidez o la ansiedad. Es una forma de automedicación. El alcohol y algunos tipos de drogas también pueden adormecer los sentidos, que algunas personas en el Espectro Autista con problemas sensoriales dolorosos pueden encontrar calmantes.

Además, algunas personas en el Espectro Autista encuentran su primer círculo de amigos dentro de una cultura centrada en las drogas. Ese círculo de amigos incluso podría contribuir con un método para ayudarlos a superar emociones intensas: sacar las drogas y fumar hasta que todos se sintieran felices, o al menos demasiado drogados para recordar las emociones intensas que los llevaron a fumar en primer lugar.

Un artículo de investigación de 2014 en el Journal of Alcoholism and Drug Dependence se relaciona con un estudio de caso de una niña de 14 años con Síndrome de Asperger llamada Sarah. Los padres de Sarah no sabían cuán profundamente se había involucrado en una comunidad de narcotraficantes hasta que fue arrestada por vender drogas. Resultó que los narcotraficantes se habían aprovechado de Sarah, tanto sexualmente como para transportar drogas ilícitas. El artículo dice: “Ella confesó de una manera muy ingenua que pensó que estos eran sus primeros amigos de verdad y que harían cualquier cosa por ser sus amigos“. A pesar de que las personas en el Espectro Autista pueden ser más resistentes a la presión social, su aislamiento social y deseo de pertenecer a una comunidad todavía pueden hacerlos vulnerables a ser víctimas de manipulación por parte de terceros.

¿Por qué las personas en el Espectro Autista tienen un mayor riesgo de adicción?

De acuerdo con los American Addiction Centers y un estudio de la Washington University School of Medicine, las personas en el Espectro Autista tienen menos probabilidades de probar el alcohol y las drogas, pero aquellos de nosotros que tenemos un riesgo mucho mayor de adicción que la población general. Un estudio sueco encontró que el diagnóstico de Espectro Autista duplica el riesgo de adicción. En el año 2014, se realizó una encuesta de pacientes en un centro de rehabilitación en los Países Bajos. Usando los criterios diagnósticos más recientes, evaluaron a 118 pacientes por Espectro Autista y encontraron que el 6.7% era diagnosticable clínicamente. Compara esto con el 1% al 2% de la población general que es diagnosticada o diagnosticable como en el Espectro Autista, y sugiere que las personas en el Espectro Autista son tres veces más propensas a tener problemas de adicción. Si luego consideramos las tasas de uso general más bajas entre las personas en el Espectro Autista ese porcentaje mayor representa un salto masivo en el riesgo de adicción.

Es posible identificar hay dos factores importantes en juego aquí: el primero debe resultar más que obvio: aceptación social. Al nunca tener amigos y al repentinamente lograr ser aceptados, “con todas sus rarezas”, siempre y cuando estén bebiendo alcohol o consumiendo drogas con ellos, es más probable que al pasar mucho tiempo drogándose con tal círculo de amigos, mayor será la sensación de aceptación social como también lo será la adicción resultante.

El otro factor es una potencial predisposición biológica para la adicción. La genética del Espectro Autista era más común entre humanos y ratones que voluntariamente bebían cantidades excesivas de alcohol, además de leer más sobre las diferencias estructurales. en los cerebros autistas involucrados con un menor control de los impulsos y las interrupciones de los circuitos reguladores dopaminérgicos, ambos rasgos neurológicos tienen más probabilidades de contribuir a la adicción.

¿Qué hace que los programas de rehabilitación tradicionales no sean la mejor opción para las personas en el Espectro Autista?

En pocas palabras, casi todo. Los programas de rehabilitación tienden a utilizar la dinámica de grupo como parte del tratamiento. Se alienta a los pacientes a unirse y ayudarse mutuamente durante el proceso. Estas expectativas son injustas para muchos autistas, quienes tienden a ser seleccionados por no conformidad social, a aislarse o ser rechazados por el grupo. Esto afecta el tratamiento para los autistas que no pueden acceder al modelo en uso.

Otro estudio de caso en el artículo holandés es el de Peter, un joven de 20 años de edad sin diagnóstico de Espectro Autista. Peter no pudo completar una tarea a tiempo para su sesión de terapia grupal de rehabilitación, y luego tuvo un colapso cuando un miembro del personal interrumpió su trabajo. Debido a que rompió ventanas y amenazó a una enfermera, Peter fue expulsado del programa de hospitalización. Cuando regresó a la clínica para pacientes ambulatorios, el personal miró más de cerca y se dio cuenta de que Peter es una persona en el  Espectro Autista. Cuando el centro de rehabilitación cambió su enfoque, teniendo en cuenta el Espectro Autista y cambiando su comportamiento para adaptarse a las necesidades de Peter, se volvió cooperativo y fácil de trabajar, en lugar de terriblemente impredecible y enojado.

¿Cómo debería ser la rehabilitación centrada en el Espectro Autista?

Si bien la necesidad de programas de rehabilitación para la comprensión del Espectro Autista actualmente no está cubierta, algunas instalaciones y programas están comenzando a aparecer. American Addiction Centers sugiere individualizar el programa conociendo las fortalezas y debilidades de las personas en el Espectro Autista y brindándoles oportunidades para trabajar solo o en grupos. Educar mejor al personal sobre el autismo. Establecer un ritmo que funcione mejor con las necesidades de las personas autistas. Use una variedad de métodos de enseñanza para combinar mejor con los estilos de aprendizaje minoritarios.

Foundations Recovery Network enfatiza la importancia de la aceptación del Espectro Autista. “El objetivo no es cambiar a estas personas, sino ayudarlas a vivir cómodamente dentro de su propia piel, para que no se sientan tentadas a apoyarse en las drogas y el alcohol“.

Pero la “innovación” de ver a una persona como un individuo único y configurar su programa de tratamiento para que se adapte a ella en lugar de tratar de suprimirla en la forma de un programa único no debe limitarse a ayudar a los adictos en el Espectro Autista. Cada ser humano es único. A menudo siento que toda la noción de “neurotípico” es solo humo y espejos porque cada cerebro es diferente, así que ¿cómo podría haber un “tipo de cerebro predeterminado”? Neurotipíco es más como un concepto con el que la experiencia de algunas personas está más en alineación que un descriptor preciso para cualquier ser humano.

Así que reformemos los programas de rehabilitación en todo momento: no solo para que sean aptos para el Espectro Autista, sino también para todo tipo de seres humanos. El Espectro Autista y las adicciones crean una “tormenta perfecta” en la que dos experiencias humanas que son muy mal entendidas y regularmente estigmatizadas ocurren simultáneamente. La autora Maia Szalavitz, autora de Unbroken Brain: Una nueva forma revolucionaria de entender la adicción, expresó esto maravillosamente cuando dijo: “con cualquier otra condición psicológica o de desarrollo o neurológica, reconocemos que los seres humanos son individuos únicos“. Esta intersección de el daño sugiere que aquellos de nosotros que nos preocupamos por los abusos cometidos contra las personas en el Espectro Autista en nombre del tratamiento deberíamos preocuparnos por abusos similares contra los que sufren adicciones (y viceversa).

¿Qué podemos hacer para detener la adicción antes de que comience?

Si bien hay un argumento convincente de que la adicción tiene una conexión genética/neurológica, el autor Johann Hari ha estado difundiendo la noticia en los últimos años de que “lo contrario de la adicción es la conexión”.

En su Ted Talk, “Todo lo que crees saber sobre la adicción está mal“, Hari habla sobre las famosas ratas de laboratorio que beben cocaína. Todos hemos oído hablar de ellos: a las ratas se les ofrece agua corriente y agua con cocaína y beben tanta cocaína que terminan matándose. Pero nadie hasta hace poco había pensado en ofrecer a las ratas un ambiente enriquecido. Cuando las ratas tenían una jaula divertida llena de juguetes y cosas para explorar, incluidas otras ratas con las que socializar, todavía tomaban cocaína de vez en cuando, pero en cantidades moderadas en lugar de dosis letales.

Creo que esto es lo que hace a las personas en el Espectro Autista tan vulnerables a la adicciones (así como a muchos otras situaciones desafortunadas de la vida): la dificultad que tenemos para conectarnos con otras personas. Sé que puede sonar como un disco rayado, pero una vez más vemos un problema que apunta a la importancia de la aceptación del Espectro Autista. Cuando se anima a las personas en el Espectro Autista a aceptarse, amarse y celebrarse tal como son, se producen avances significativos. Cuando las personas en el Espectro Autista están rodeadas de personas que les muestran aceptación y les proporcionan un espacio seguro, lo que permite abandonar sus máscaras sociales y vivir de manera más auténtica, se producen avances significativos.

Cada paso hacia la verdadera aceptación del Espectro Autista es un paso lejos de la adicción y un paso hacia la sanación.

Fuente: Sparrow, M. (2018). Autism and Addiction: A Problem with Deep Roots. Thinking Person’s Guide To Autism. Recuperado de (http://www.thinkingautismguide.com/2018/07/autism-and-addiction-problem-with-deep.html). Traducido por Maximiliano Bravo.

Un comentario sobre “Adicciones en el Espectro Autista: Un Problema con Raíces Muy Profundas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s