Espectro Autista y Control de Impulsos: Lo Que Necesitas Saber

Las personas en el Espectro Autista a menudo sorprenden a los demás de la manera más encantadora e interesante. Pero otras veces, sus comportamientos pueden ser confusos, extraños o incluso peligrosos.

Todos tenemos impulsos, y muy pocas personas (si las hay) son capaces de controlar sus impulsos todo el tiempo. Sin embargo, el control de los impulsos es una habilidad que muchas personas en el Espectro Autista a menudo les resulta difícil, y los comportamientos asociados con este problema pueden variar de tiernos a problemáticos.

Este artículo te ayudará a comprender las razones de la impulsividad en las personas en el Espectro Autista y lo que se puede hacer para ayudarlas a superar sus deseos y conductas impulsivas.

I) Reconociendo la Impulsividad

El control de impulsos es la incapacidad de dejar de participar en una actividad o comportamiento. Es una habilidad en un grupo de habilidades cognitivas que cae dentro de una categoría conocida como “función ejecutiva”. Este término general abarca la capacidad de planificar, organizar, administrar el tiempo, tareas múltiples, razonar, resolver problemas e inhibir comportamientos.

La disfunción ejecutiva, que es común en personas en el Espectro Autista, se refiere a la falta de una o más de estas habilidades o una tendencia de estas habilidades a requerir más tiempo y esfuerzo de lo que suelen hacer para otras personas. Esto puede conducir a períodos de atención más cortos, inflexibilidad del pensamiento y la incapacidad de utilizar la memoria de trabajo de manera efectiva.

No todas las personas en el Espectro Autista también tienen disfunción ejecutiva, y no todas las personas que sufren de disfunción ejecutiva también están en el trastorno del Espectro Autista, pero los dos diagnósticos se asocian comúnmente entre sí.

Las personas que tienen un problema con el control de los impulsos pueden presentar los siguientes comportamientos:

  • Interrumpe las conversaciones
  • Tiene problemas para tomar turnos
  • Tiene arranques de ira
  • Se distrae fácilmente y tiene problemas para prestar atención
  • Tiene problemas para recordar y seguir las instrucciones
  • Suelta respuestas antes de ser llamado o antes de que termine la pregunta

II) El Problema del Control de Impulsos

Los impulsos varían ampliamente entre los individuos en términos de lo que los desencadena y cuál es el resultado, pero la idea es la misma sin importar el desencadenante o el comportamiento. Las personas con problemas de control de los impulsos no pueden retenerse de algo que sienten que deben hacer. Esta falta de control puede conducir a problemas de comportamiento en el hogar, la escuela o el trabajo, y puede monopolizar la atención de quienes los rodean. Las personas en el espectro que no pueden controlar sus impulsos tendrán dificultades para obedecer instrucciones que van en contra de sus impulsos y pueden tener problemas para prestar atención o quedarse quietos.

No siempre es malo dejarte llevar por tus impulsos, pero en ciertas situaciones, tus padres, profesores, empleadores u otras personas deberán tratar de controlar el comportamiento impulsivo, ya que los comportamientos impulsivos a menudo pueden ser perjudiciales o problemáticos. Esto puede causar más problemas, porque una persona en el Espectro Autista que ha tenido sus impulsos frustrados podría terminar teniendo un descompensación emocional en respuesta.

III) ¿Qué causa la falta de control de impulsos?

Las personas en el Espectro Autista son conocidas por su capacidad de hiperconcentrarse en un objeto o actividad. Su afinidad apasionada por cosas muy específicas a menudo los lleva a priorizar esa cosa sobre cualquier otra cosa que esté sucediendo en sus vidas, y el desencadenante correcto podría hacer que se olviden de todo en un instante. Un nuevo estímulo llega a la escena, y de repente, nada más existe. La impulsividad también podría ser un signo de Trastorno de Déficit Atencional e Hiperactividad, que es un condición comórbida muy común del Espectro Autista.

IV) ¿Por qué la falta de control de impulsos es peligrosa?

La mayoría de las veces, la falta de control de los impulsos es simplemente inconveniente, no peligroso. A veces incluso puede ser entrañable. Pero dependiendo del nivel de disfunción y las situaciones en las que los impulsos de la persona se convierten en un problema, la incapacidad para controlar esos impulsos podría poner en peligro a una persona en el Espectro Autista.

Imagina a un/a joven en el Espectro Autista que tiene una pasión por los trenes, por ejemplo. En teoría, no hay absolutamente nada de malo en la necesidad impulsiva de este hombre de recoger todos los trenes de juguete que encuentra o leer todos los libros que tienen una foto de un tren en la portada. Pero si llevas a ese/a mismo/a joven a una concurrida estación de tren, donde varios trenes van y vienen al mismo tiempo, su deseo de ver un tren real de cerca y personal podría ponerlo en una situación de vida o muerte, especialmente si tiene poca comprensión del peligro. Controlar sus impulsos en una situación como esta es importante para garantizar que permanezca seguro.

V) Consejos Para Enseñar el Control de Impulsos

Es probable que enseñarle a una persona en el Espectro Autista a controlar sus impulsos sea un proceso largo. No puede dar una conferencia sobre control de impulsos o esperar una “ronda de práctica” para hacer el truco. Pero un poco de paciencia y comprensión pueden ayudar mucho a una persona a desarrollar una mejor función ejecutiva.

La parte más importante de la enseñanza del control de los impulsos es buscar momentos de enseñanza pero ser flexibles cuando no van exactamente bien. Intente e intente de nuevo, tan a menudo como pueda, para ejercitar la capacidad de la persona de controlar su comportamiento, pero siempre permita los reemplazos también. Es más probable que la persona aprenda algo de la oportunidad adicional de hacerlo bien que de la corrección verbal.

También es una buena idea utilizar momentos de enseñanza más cuando la persona está teniendo un buen día en lugar de uno mal día; alguien que ya está frustrado y de mal humor tendrá menos probabilidades de tener éxito en el control de sus impulsos, lo que deja a todos involucrados con un sentimiento negativo. Si bien es posible que no siempre pueda esperar el momento “correcto” para practicar el control de impulsos, es vital saber cuándo la persona ha tenido suficiente.

Ser un buen modelo a seguir también es clave para enseñar el control de los impulsos. Si eres padre/madre o cuidador/a de una persona en el Espectro Autista e impulsividad, puedes compartir tus frustraciones con ellos como un ejemplo. Háblale de la situación, dile por qué te sientes frustrado/a y luego discutan juntos posibles soluciones al problema sin emocionarse al respecto.

Habla con un médico o terapeuta sobre otras formas en que podrías ayudar a una persona en el Espectro Autista a aprender mejor control de impulsos y otras habilidades en el ámbito de la función ejecutiva.

Fuente: Nelson, E. (s.f.). Autism and Impulse Control: What You Need to Know. The Autism Site Blog. Recuperado de (https://blog.theautismsite.com/impulse-control/2/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s