Espectro Autista y Trabajo Grupal: Proporcionando un Apoyo Adecuado

Imagina que es la primera semana en tu nuevo trabajo, y estás sentado en una reunión con un grupo de compañeros de trabajo que apenas conoce.

Todo el mundo está hablando a la vez y no puedes darle sentido a nada de lo que están diciendo. Tus colegas se están inclinando fuera de sus sillas discutiendo algo en el medio de la mesa que no pueden ver, y la sala de reuniones está abarrotada. Los cuerpos se presionan incómodamente cerca de los suyos y el ruido en la sala es ensordecedor.

Tu jefe pasa y dice: “¡Vamos, únete!”. Pero no sabes cómo hacerlo porque no tienes idea de lo que se supone que debes hacer o a quién preguntarle. De repente, alguien dice “Está bien, vamos a trabajar” y el grupo se disuelve, dejándote abrumado y confundido por lo que acaba de pasar.

Así es como se siente el trabajo grupal en el salón de clases para muchos estudiantes en el Espectro Autista.

Trabajar en un equipo como este puede ser realmente duro. Es emocional, social, física y mentalmente agotador para algunos, francamente aterrador para los demás. Y los efectos de este estrés y agotamiento pueden durar más de una lección, puede afectar el aprendizaje por el resto del día o incluso durante toda la semana.

De hecho, para algunos estudiantes autistas que consideran que las actividades de trabajo en equipo son desalentadoras, incluso la mera posibilidad de que tengan que hacerlo en algún momento puede aumentar su ansiedad por estar en la escuela.

El estrés que sienten los estudiantes en el Espectro Autista durante el trabajo en grupo generalmente se atribuye a las habilidades sociales, pero eso es solo una pequeña parte de por qué este tipo de actividad puede ser desafiante o poco atractiva para estos niños. Entonces veamos algunas de las otras razones.

¿Por qué el trabajo grupal es difícil?

I) Impredecibilidad: Para muchos estudiantes en el Espectro Autista, puede parecer que el trabajo grupal ocurre sin previo aviso.De repente, escuchar las palabras “Encontrar pareja” puede provocar ansiedad o pánico antes de que la tarea haya comenzado.Los compañeros de equipo generalmente cambian con cada actividad, por lo que es difícil para ellos predecir con anticipación quién estará en su grupo. Esta falta de control sobre la tarea o su resultado puede ser especialmente estresante para los estudiantes que necesitan una rutina, o para aquellos que han establecido altos estándares de perfección para su propio trabajo.

II) Selección grupal: Formar un grupo es una tarea compleja que puede ser realmente intimidante para muchos estudiantes. Primero tienen que encontrar personas que conocen, lo que puede ser difícil con todos los que se mueven por la sala (especialmente para los niños que tienen problemas para reconocer a los demás). Una vez que han identificado a los socios potenciales, deben actuar rápidamente, acercándose a ellos de la manera correcta con las palabras correctas y confiando en que no serán rechazados. Esto impone grandes demandas en el lenguaje, las habilidades sociales y las funciones ejecutivas, como la planificación y la atención, que son todas áreas que pueden ser un reto para los estudiantes en el Espectro Autista.

III) Espacio físico compartido: Acurrucarse juntos en el piso o alrededor de un escritorio puede intimidar y sobrecargar a los estudiantes que son hipersensibles al tacto y al olfato. Este tipo de trabajo también cambia las reglas para el espacio personal, lo que puede ser confuso para algunos y abrumador para otros.

IV) Transiciones: Cada vez que la clase se divide en equipos, se requiere un cambio en la atención, el entorno y la información sensorial que puede ser incómoda, inquietante o exigente para algunos estudiantes. Deben desconectarse de lo que están haciendo y adaptarse a una avalancha de nueva información. El alumno también puede encontrarse sin las pistas y los accesorios que suelen usar para hacer frente a transiciones como estas (por ejemplo, el espacio definido de su escritorio que les ayuda a recordar dónde se supone que deben sentarse).

V) Sobrecarga sensorial: El trabajo en grupo a menudo es ruidoso y caótico. Puede haber un contacto corporal cercano, las sillas se mueven hacia adentro y hacia afuera, el olor a pintura o marcadores, muchas voces hablando a la vez y distracciones visuales.Todo esto se suma a una gran cantidad de información sensorial extra para hacer frente a todas estas otras demandas adicionales.

VI) Dependencia de las habilidades sociales: La colaboración impone grandes exigencias a la capacidad de negociar situaciones sociales. Los estudiantes deben formar rápidamente un vínculo con sus compañeros de equipo, comprender lo que el grupo espera de ellos y cuándo les toca hablar. También deben aceptar las posibles limitaciones y errores de otros estudiantes en su grupo, y no solo resolver sus propios conflictos, sino también encontrar la manera de lidiar con los de otros miembros del grupo. Todo esto puede ser muy estresante para aquellos estudiantes que todavía están desarrollando este tipo de habilidades sociales complejas.

VII) Comprender y negociar roles: Una parte importante de trabajar juntos como grupo es aprender cómo contribuir al resultado y asegurarse de que todos lo hagan por igual. Pero las tareas y los roles no siempre son claros, y el método para elegirlos o asignarlos puede ser confuso. Puede que no sea obvio para el estudiante que está a cargo, o qué hacer si hay un problema o si no está de acuerdo con algo. Esto a veces puede conducir a luchas de liderazgo y dificultar la colaboración

¿Qué puedes hacer para ayudar?

I) Dar aviso anticipado: Permita que los estudiantes sepan con anticipación que van a estar trabajando en equipo, o cuando sus grupos podrían estar cambiando. Esto les dará tiempo para adaptarse y ayudar a reducir la ansiedad de último minuto.

II) Mantener grupos pequeños: Los grupos más pequeños pueden hacer que las demandas del trabajo grupal sean más manejables y les permiten a los estudiantes aumentar su confianza y habilidades. Intente practicar habilidades de trabajo grupal por parejas antes de pasar a proyectos y equipos de mayor escala.

III) Mantener a los grupos familiarizados: Permita que el alumno trabaje en grupo con compañeros que conozcan bien y con los que ya estén cómodos, especialmente cuando el proyecto en el que trabajarán sea nuevo o complejo.

IV) Usar actividades de pre-vinculación: Estos pueden ayudar a los estudiantes a familiarizarse con sus socios, generar confianza y facilidad para trabajar juntos.

V) Definir claramente las reglas y expectativas: Deja que los estudiantes sepan exactamente qué va a pasar en la tarea de trabajo en grupo y cuál debe ser el resultado, incluida la forma en que se espera que los compañeros de equipo se traten entre sí. Proporcione una lista visual de las reglas que el grupo puede seguir y consultar, y si es posible, un ejemplo de cómo debería ser el resultado final.

VI) Ser flexible con el espacio: No todo el trabajo en equipo tiene que suceder físicamente en un grupo. En lugar de juntarse en el piso o en un escritorio, intente tener reuniones iniciales breves antes de separarse para trabajar en tareas individuales antes de volver a reunirse para informar el progreso al grupo.

VII) Especificar tareas: Haz una lista de los diferentes trabajos que los estudiantes pueden realizar durante las actividades grupales, por ejemplo, seguir turnos, tomar notas, mirar la hora e informar los resultados. Proporcione asistencia adicional para ayudarlos a elegir uno de estos roles, o para enfrentarlos si terminan con un rol demasiado exigente para ellos. Los soportes visuales, como las tarjetas de tarea grupales, les ayudarán a recordar qué trabajo se supone que deben hacer.

VIII) Identificar grupos: Da a cada equipo una identidad visual clara para ayudar a los estudiantes a recordar a cuál pertenecen. Puede crear nombres de equipos, por ejemplo, otorgar a cada grupo una insignia de diferente color o asignar áreas de trabajo específicas.

IX) Proporcionar oportunidades para practicar: El trabajo en grupo es una habilidad compleja que debe desglosarse y dominarse por etapas. Del mismo modo que no le enseñaría a nadar a un niño arrojándolo a la piscina, no se debe esperar que los estudiantes naveguen por proyectos de grupos grandes sin antes tener muchas oportunidades para practicar:

  • Cómo y cuándo obtener ayuda
  • Cómo realizar los diferentes roles en un grupo
  • Estableciendo metas y priorizando
  • Qué hacer cuando hay un problema
  • Identificar y resolver conflictos
  • Muchas experiencias positivas de trabajo en grupo!

Cada vez que un estudiante tiene éxito trabajando en un grupo, se agrega a su banco de experiencia y ayuda a reducir el estrés y la ansiedad que sienten la próxima vez que hay un proyecto de grupo que se debe hacer.

Por lo tanto, proporcionarles muchas experiencias de equipo de bajo estrés, agradables y exitosas realmente ayudará a desarrollar su confianza y sentimientos positivos sobre su capacidad para trabajar bien en un grupo.

Fuente: Oakley, B. (2017). How To Make Group Work Easier For Autistic Students. Snagglebox. Recuperado de (http://snagglebox.com/article/autism-group-work/). Traducido por Maximiliano Bravo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s