¡Sorpresa! ¡Siempre estás en una entrevista de trabajo!

Según el Carnegie Institute of Technology, el 85% de las contrataciones se basan en la personalidad y la  actitud. Y tan solo el 15% de la decisión se basa en las habilidades técnicas, experiencia laboral o pruebas creíbles de que el desempeño del candidato sería mejor que el sus competidores por el puesto. Respecto a ese último aspecto, se puede capacitar para hacer prácticamente cualquier cosa en el trabajo.

Una forma de prepararse para una entrevista de trabajo es imaginando que lo están entrevistando todo el tiempo. No me refiero a cuando estás en casa o con la familia o en la ducha, pero si estás trabajando en un campo donde interactuar con el público es parte importante de la descripción laboral, toma en consideración que cualquier persona que se te cruce en tu camino podría algún día estar en el otro extremo de una oferta de trabajo. Incluso si trabajas en un campo donde se priorizan labores con reducida interacción social, todo el contenido expresado en este artículo sigue siendo muy relevante por el hecho de que los seres humanos somos seres sociales.

Los empleadores quieren buenas personas que estén motivadas y comprometidas en cualquier trabajo que hayan encontrado por sí mismos. Los tipos de personas que toman decisiones de contratación, como los directores de Recursos Humanos, evalúan a cada uno de los candidatos una vez que ingresan a sala de entrevista. Y no solo se trata de ellos, porque las recepcionistas y los auxiliares de aseo son los ojos y oídos de la empresa, siendo testigos claves de los ires y venires dentro del edificio donde trabajan. Si piensas de forma deliberada e intencional interacciones sociales tan cotidianas como salir a comprar el pan o ponerle plata a tu Tarjeta BIP tendrás muchas más oportunidades de las que imaginabas para dar una buena impresión todos los días.

Por supuesto, todos tenemos días malos, cuando no tenemos ganas de hablar con nadie y poner una cara pública se siente demasiado intolerable. Pero cuanto te mentalizas más frecuentemente para una entrevista invisible, más familiar te resultará el proceso cuando llegue el momento de vestirte con tu mejor ropa. Desde hacer contacto visual hasta ser generoso con tu tiempo y experiencia, todo tiene su propósito en la preparación para tu próxima gran oportunidad laboral.

Fuente: Pennington, M. (s.f.). Surprise! You’re Always on a Job Interview! The Job Network. Recuperado de (https://www.thejobnetwork.com/surprise-youre-always-on-a-job-interview/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s