Cuando la Vida es Difícil: Una Simple Frase para Seguir Avanzando

Cuando la vida es difícil y te enfrentas a desafíos que te agobian … ¿qué puedes hacer? A veces la vida nos confronta con cambios inevitables: un corazón roto, una enfermedad, una traición, un error colosal que no tiene arreglo. Luego está justo ahí, el peso insoportable que de repente tenemos que llevar con nosotros, cada momento de cada día. Se siente abrumador, y sin embargo, ninguna cantidad de súplicas, gritos o llanto lo hará desaparecer. Está ahí. Y de alguna manera tenemos que seguir.

Es fácil hundirse en la desesperación cuando enfrentamos este tipo de desafío. Casi parece lo correcto: simplemente tirar de las mantas sobre la cabeza y pretender que puedes esconderte del monstruo debajo de tu cama. Pero ya no somos niños, y nuestros problemas definitivamente no son imaginarios. No podemos fingir nuestros obstáculos, nuestros corazones rotos o nuestras desgracias. Son muy reales y te pueden atar en un nudo indefenso si los ignoras.

¿Así que que hacemos? Si no podemos desearlos o pretender que no están allí, ¿cómo enfrentamos nuestros problemas?

La próxima vez que la vida te arroje un balde de agua fría, y sientes que podrías desmoronarse por el peso de ella, quiero que digas una frase muy sencilla a ti mismo:

“No está bien, pero estoy bien”.

Es engañosamente sencilla. Ni siquiera tiene sentido al principio. Pero no le restes importancia. Esta pequeña frase es capaz de ayudarte a superar tiempos difíciles si abres tu mente y tu corazón.

¿Qué significa?

I) No está bien: Lo que sea que te haya pasado no está bien. Que te traicionen no está bien. Perder tu trabajo no está bien. Los problemas de salud graves no están bien.

Aceptar las partes difíciles de la vida no significa pretender que las cosas malas son buenas, que los problemas son fáciles o que no hay dolor. La vida es dura, y algunas cosas que nos suceden (o que nos hacemos a nosotros mismos) nos llenan de pesar, arrepentimiento o frustración. Pueden sentirse aterradoras, abrumadoras e injustas.

No tiene que decirse a sí mismo que sus problemas están bien. Pueden ser “normales” o inevitables, pero no tienen que estar bien.

II) Pero estoy bien: Aquí está la parte difícil, y puede tomar un poco de tiempo pensar en resolverlo en tu cabeza. Esencialmente, debes separarte del problema, ¡incluso si sientes que tú eres el problema!

Esto es importante porque debes ser capaz de tomar toda esa ira, miedo, frustración o tristeza y enfocarte hacia el problema, no a ti mismo. Si dirige todos esos sentimientos hacia usted mismo, se sentirá miserable y se sentirá paralizado.

Por ejemplo, puedes decir: “¡Odio mi depresión!”, Que puede darte poder y ayudarte a expresar algunos de tus sentimientos de frustración. Sin embargo, en el momento en que dices: “Me odio a mí mismo porque estoy deprimido” te sientes inútil y atrapado y abrumado.

Cuando cambias tu confusión emocional de tu yo general al problema específico, eso te da espacio para estar bien con otras partes de ti o de tu vida. Y cuando puedas hacer eso, encontrarás pequeños pedazos de esperanza en tu vida que de otro modo podrían haberse perdido en una ola de desesperación.

Usa esta frase también con las cosas pequeñas

No solamente esta frase sencilla es útil para ayudarte a enfrentar grandes problemas en tu vida, pero también funciona con las frustraciones y los obstáculos cotidianos que surgen día a día. Ya sea una factura inesperada del hospital, una discusión con tus seres queridos o una fecha límite inminente: identifica el problema específico y di: “Esto no está bien, y no me gusta lidiar con esto. Pero estoy bien, y puedo encontrar una manera de enfrentarlo “.

Este simple dicho te permite obtener información específica sobre cuál es el problema y por qué le molesta tanto, sin dejar que se apodere de su vida. No hace que los problemas desaparezcan ni hace que todo parezca sol y arcoiris, pero hace que los momentos difíciles parezcan un poco más manejables.

Problemas, obstáculos, desafíos. Todos son parte de la vida. No podemos evitarlos, pero podemos aprender a enfrentarlos de una manera más esperanzadora que nos permita experimentar un poco de alegría incluso frente a las dificultades.

Fuente: W, Elizabeth. (s.f.). When Life Is Hard: One Simple Saying That Will Keep You Going. The Nourished Life. Recuperado de (https://livingthenourishedlife.com/when-life-is-hard/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s