¿Qué NO es Acoso Escolar?

Cuando se habla de acoso escolar, es muy importante que los padres, los profesores y los niños comprendan qué no es acoso escolar. Muchas veces, un solo acto o comportamiento supera toda proporción racional,  pero no se le considera como acoso escolar.

Algunas personas piensan que el acoso escolar es un comportamiento agresivo y, aunque tales comportamientos son motivo de preocupación y necesitan atención, es importante separarlos del acoso escolar. Para cerrarle la puerta a la histeria y la irracionalidad, definiremos acoso escolar como “abuso de poder recurrente y deliberado.

No es fácil para los niños entender la diferencia entre un acto deliberado y un acto accidental, pero resulta sorprendente que muchos adultos también hablen sobre cosas que les hicieron los demás como si las hubieran hecho intencionalmente para lastimarlos. Tal percepción es muy peligrosa, porque hasta el acto de conflicto más insignificante, hecho sin ninguna intención maliciosa, puede intensificarse y convertirse en un gran conflicto.

Al igual que en cualquier comunicación, ya sea verbal o no verbal, hay dos participantes involucrados. El acoso escolar es una forma de comunicación y depende no solo del emisor sino también del receptor. Para que un incidente sea considerado como acoso escolar, el agresor debe querer lastimar a alguien y la víctima debe percibir el incidente como un acto deliberado de abuso de poder.

Es muy importante que la víctima sepa qué es lo que no es acoso escolar para asegurarse de que cuando las cosas le parezcan perjudiciales, no entren inmediatamente en la categoría de acoso escolar, porque la forma para superar el acoso escolar es diferente de la forma de superar otros actos dañinos. 

A continuación, aquí está una lista de incidentes que NO son acoso escolar.

I) No Llevarte Bien con Alguien: Es muy natural que no nos agraden todos los que están a nuestro alrededor y, por muy desagradable que sea saber que alguien no le agradas, los mensajes verbales y no verbales que dicen “No me agradas” NO son actos de acoso escolar.

II) Exclusión: Una vez más, es muy natural que las personas se reúnan con un grupo de amigos y no podemos ser amigos de todos, por lo que es aceptable que cuando los niños hacen una fiesta o juegan en el patio de recreo, incluyan a sus amigos y excluyan al resto. Es muy importante recordarles a los niños que a veces ellos hacen lo mismo y, aunque la exclusión es desagradable, NO es un acto de acoso escolar

III) Tropezar Accidentalmente con Alguien: Cuando las personas tropiezan con otras personas, la reacción depende principalmente del estado de ánimo de la persona con quien acabas de tropezar. Si ha tenido un mal día, pensará que fue un acto de comportamiento agresivo, pero si está de buen humor, te responderá con una sonrisa y te ofrecerá una disculpa. Esto también es relevante para los deportes, como cuando los niños que juegan a la pelota golpean a alguien en la cabeza. Es muy importante que los profesores y los padres expliquen que a veces ocurren accidentes sin ninguna mala intención y es importante no crear un gran conflicto, porque NO son un acto de acoso escolar.

IV) Hacer que Otros Niños Hagan las Cosas de Cierta Manera: De nuevo, este es un comportamiento muy natural. Querer que las cosas se hagan a nuestra manera es normal y no es un acto de acoso escolar. Para asegurarnos de que los niños no caigan en conductas agresivas o “mandonas”, debemos enseñarles asertividad. Si stus hijos llegan a casa y se quejan de que Juanita es muy mandona y siempre quiere que las cosas se hagan a su manera, puede mostrarles que eso también es lo que quieren y que Juanita es miserable, porque no es lo suficientemente flexible y sufrirá durante toda su vidapor insistir en que las cosas siempre las hagan a su manera. De nuevo, aunque no es divertido ni agradable, NO es un acto de acoso escolar.

V) Hacerle Una Broma a Alguien Una Sola Vez: Burlarse de otras personas no es divertido para ellas, pero la diferencia entre tener sentido del humor y burlarse de alguien es una línea muy fina. Es importante enseñarles a los niños (y a los adultos) que las cosas que dicen como bromas también deberían ser divertidas para los demás. Si no, deberían detenerse. A menos que ocurra una y otra vez y se haga deliberadamente para lastimar a alguien, hacerle bromas a los demás NO es un acto de acoso escolar.

VI) Discutir: Las discusiones son acalorados desacuerdos entre dos (o más) personas (o grupos). Es natural que las personas tengan diferentes intereses y discrepen en muchas cosas. Piénsalo, la mayoría de nosotros tenemos desacuerdos con nosotros mismos, por lo que es muy comprensible tener desacuerdos con los demás. Una discusión en sí misma NO es un acto de acoso escolar, aunque algunas personas convierten las discusiones en acoso escolar, porque quieren ganar a toda costa. Usan todos los medios para obtener lo que quieren y encontrar una debilidad en la otra persona, abusar del conocimiento o la confianza que han adquirido y usarla contra la otra persona. Es muy importante distinguir entre los desacuerdos naturales y el acoso acoso escolar durante una discusión.

VII) Expresar Opiniones Negativas con Respecto a los Demás: Nuevamente, la comunicación requiere al menos dos participantes. Aunque puede ser desagradable escuchar lo que alguien piensa de ti, NO es un acto de acoso escolar, sino algo muy natural. En cada comunicación, hay desacuerdos y alguna tipo de juicios sobre la actitud y el comportamiento de los demás. Si alguien te dice: “Creo que este no fue un gesto agradable” o “Me insultaste cuando dijiste esto”, esto NO es un acto de acoso escolar, sino una opinión personal expresada.

VIII) Incidentes Aislados de Hostigamiento, Conductas Agresivas, Intimidación o Mezquindad: La definición de acoso escolar establece que hay una repetición en el comportamiento. El acoso escolar es una conducta consciente, repetitiva, hostil y agresiva de parte de un individuo o grupo que abusa de su posición con la intención de lastimar a los demás o de obtener poder real o percibido. Por lo tanto, cualquier cosa que suceda una vez NO es un acto de acoso escolar. Como padres, es importante prestar atención a lo que le dicen sus hijos y descubrir si las cosas suceden más de una vez.

Todos los comportamientos anteriores son desagradables y deben abordarse, pero no deben tratarse como acoso escolar. Muchas veces, etiquetar un solo acto de agresión puede convertirlo en acoso escolar simplemente al percibirlo de esa manera.

Fuente: Baras, R. (2010). What is NOT Bullying?. Family Matters Practical Parenting Blog. Recuperado de (https://www.ronitbaras.com/emotional-intelligence/personal-development/what-is-not-bullying/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s