20 Consejos para Adultos en el Espectro Autista sobre las Charlas Informales

Las charlas informales a menudo son vistas como conversaciones superficiales y carentes de sentido por adultos diagnosticados en el Espectro Autista. Pero el silencio no es necesariamente oro. A veces es simplemente incómodo encontrarse con extraños y sin nada que decir.
Aquí hay algunos consejos para los adultos diagnosticados en el Espectro Autista que no les gustan las charlas informales, pero sienten que deberían ser mejores conversadores (si no por otra razón que simplemente por cortesía):
I) Sé un buen oyente. Puede dar pistas visuales de que está escuchando. Puede asentir con la cabeza, inclinarse hacia tu interlocutor para hacerle saber que le estás prestando atención.
II) Sé un almacén de información. Esto implica leer mucho y ver muchos documentales en televisión. Pero la información no tiene que ser enciclopédica o aburrida. Lee y aprenda acerca de las cosas que a ti te interesan, pero también tómate el tiempo para aprender sobre las cosas que los demás encontrarían interesantes. Conocer algunos buenos datos que los demás encuentran cercanos en sus vidas cotidianas es mejor tema de conversación que tener una cabeza llena de información que hace que los ojos de los demás se vuelvan vidriosos.
III) Préstale más atención a la “vibra” que al tema. Una conversación es mucho más que un intercambio de hechos e ideas. Es un intercambio de energía. Lo que muchos no prestan atención es que cuando sabes cómo participar en charlas informales significa que puedes crear un intercambio positivo de energía. El tema es solo una excusa, por lo que no tiene que ser un tema profundo. Cuando participar en charlas informales, te quieres enfocar más en ser amable y positivo que en escoger el tema correcto o decir las cosas correctas. Sonríe, relájate, bromea y sé espontáneo. Recuerda que tu vibra proviene principalmente de tu actitud.
IV) No le des importancia a las cosas triviales. Ten en cuenta que las charlas informales  no son un destino. Representan una estación temporal. Si una interacción con una persona va bien, es una excelente oportunidad para modificar el rumbo de la conversación a temas más personales y profundos. Pueden hablar sobre temas (Ej.: Relaciones familiares y amorosas, planes de carrera, objetivos de vida, etc.). Ahora te encuentras en un territorio no explorado: las charlas informales dan para todo. En última instancia, se crea un fuerte vínculo entre dos personas cuando hablan de las cosas más significativas, de la manera más significativa. Saber cómo participar en charlas informales es crucial. A partir de ahí, si también sabe cómo tener carisma e involucrar a los demás en una conversación más íntima, puede obtener excelentes resultados en formar una vida social altamente satisfactoria.
V) No te desvanezcas de las conversaciones. Haz una elegante retirada. Intenta estrechar la mano del otro participante de la conversación que planeas abandonar. Demu´strale tu aprecio diciendo: “Fue interesante escuchar acerca de tu trabajo/familia/vacaciones”.
VI) Saluda cordialmente y usa nombres. Asegúrate de preguntar en caso de no recordar el nombre de alguien más. Y prepárate para introducirte ante los demás. También es importante sonreír y ser el primero en saludar.
VII) Vive tu vida y disfrútala. Es fácil participar en charlas informales cuando tienes muchas cosas de qué hablar.Las personas que saben cómo participar en charlas informales tienen una rica vida interior y exterior. La conversación es para ellos solo una cuestión de expresar eso mismo. Es mucho más difícil participar en charlas informales cuando todo lo que haces es trabajar en algo monótono y repetitivo o jugar videojuegos todo el día. Un estilo de vida rico crea contenido y lo ayuda a involucrar a otros. Si no tiene uno, es hora de crearlo (por ejemplo, leer, viajar, probar cosas nuevas, cultivar varios pasatiempos, hacer actividades de voluntariado, socializar, etc.).
VIII) Guarda un diario. Esto servirá como un depósito de cualquier información que consideres que vale la pena recopilar. Anécdotas, hechos importantes, nombres de personas que necesita recordar, cualquier cosa puede ir en ese diario. El punto es leer el diario para saber qué información es importante recordar.
IX) Procura que sea una experiencia significativa para los participantes. Participar en charlas informales tiene mucho sentido recién conociendo a alguien más. Imagínate preguntarle a alguien que conoces por 30 segundos: “Entonces, ¿cómo está tu vida sexual?” ¡Eso es demasiado invasivo! Las charlas informales, por otro lado, proporcionan un método para facilitar la discusión. Cuando participas en una charla informal, los temas pueden ser superficiales para mayor comodidad, pero deben ser temas que te interesen y te acerquen de manera directa, evitando los clichés. De esta manera, puede hacer que la discusión sea significativa para ti y el otro interlocutor. Concéntrate en lo que sea interesante como tema y en lo que es real dentro de ti. Harás que la conservación sea entretenida aunque lo temas no sean muy profundos.
X) Aprende a escuchar lo que dicen los demás a tu alrededor. ¿Tu doctor acaba de decir que quiere irse de vacaciones? Pregúntale cuándo y dónde. ¿Te ha estado diciendo tu mamá que tiene dolores de espalda? Investiga si están empeorando. ¿El cajero le informó que ella espera obtener un ascenso pronto? Felicítala de antemano. Todas estas son oportunidades para conversar, porque te importa lo suficiente para escuchar lo que te estaban diciendo.
XI) Haz un punto para unirte a grupos de personas en cualquier parte solo para conversar. ¿Has notado que cuando muchos individuos se reúnen en un solo lugar, dos de ellos inevitablemente entablan una conversación allí? Sin embargo, algunos individuos son bastante tímidos y le dejan que los demás se atrevan a dar el primer paso. Eso está bien, siempre y cuando tú también trates de unirte a la conversación.
XII) Una de las mejores maneras de aprender sobre los demás y ayudarles a sentir que estás interesados en ellos es hacer preguntas y escuchar cuidadosamente sus respuestas. Podría resultarte útil preparar alguna preguntas una vez que estés conversando con alguien más. Además, puedes tomarte unos minutos para aprender algo interesante sobre tu interlocutor antes, durante y después de la conversación. Y viceversa.
XIII) Prepárate para la conversación. Antes de ir a cualquier lugar, debes asegurarte de tener dos o tres cosas de qué hablar. Solo toma un par de minutos estar preparado. El peor momento para pensar qué decir es cuando realmente tienes que decir algo. Puedes hablar sobre eventos actuales o sobre lo que ya sabes sobre tu interlocutor. Pero debes estar preparado.
XIV) Muestra un interés sincero y profundo. Todos deberían evitar las preguntas cliché que simplemente conducen a respuestas cliché que a nadie realmente le importan.“¿Cómo estuvo tu día?” es un ejemplo. Nunca sabrás cómo estuvo el día de alguien a menos que profundices más. Podrías decir: “¿Hoy ocurrió algo interesante en tu trabajo?” Ese tipo de pregunta traerá una respuesta más detallada y bien pensada, y puede continuar con otra pregunta. Tienes que estar realmente interesado en que tu interlocutor tenga una buena conversación.
XV) No seas un consejero. En el transcurso de la conversación, hay una verdadera tentación de responder a alguien con un consejo. Resiste esa tentación. Nadie pidió consejos. Solo quieren ser escuchados. No tienes que resolver los problemas de los demás en sus conversaciones.
XVI) Trata las charlas informales con extraños como una habilidad que deseas mejorar. Eso significa que debes tener muchas oportunidades para cometer errores. Date permiso para cometer errores. Eso significa que estás experimentando y aprendiendo. Finalmente, tendrás mejores conversaciones y los demás querrán conversar contigo.
XVII) Intenta hablar contigo mismo en el espejo. Esto te permite practicar tus habilidades de conversación en privado. A continuación, puedes detectar los malos hábitos que tienes, como fruncir los labios o lamerse los labios al hablar.
XVIII) Trate de superar cualquier sentimiento de timidez o falta de confianza en sí mismo participando en más oportunidades para conversar. No hay forma de evitarlo: aprendes cómo participar en charlas informales participando en charlas informales cuando y donde sea que puedas. Así de simple.
XIX) Aprovecha todas las oportunidad para practicar tus habilidades para conversar con los demás en tu vida cotidiana. Por ejemplo, conversar con el auxiliar de aseo que limpia el edificio donde vives o con cualquier individuo sentado al lado tuyo en el transporte público son excelente oportunidades para practicar honestamente tus habilidades para conversar para que cuando tengas que asistir a esa función importante de la comunidad, encuentres que las charlas informales son más fáciles o incluso más entretenidas de lo que pensabas.
XX) Sé paciente contigo mismo mientras aprendes el arte de la conversación. Comienza dando pequeños pasos al conversar sobre temas más informales. Luego poco a poco adquirirás la confianza para conversar sobre temas más profundos.
Fuente: Hutten, M. (2017). Learning How to Chit Chat: Tips for Adults with Aspergers and High-Functioning Autism. Recuperado de (https://www.adultaspergerschat.com/2012/04/learning-to-chit-chat-tips-for-adults.html). Traducido por Maximiliano Bravo.

Un comentario sobre “20 Consejos para Adultos en el Espectro Autista sobre las Charlas Informales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s