10 Formas Para Crear un Salón de Clases Inclusivo y Amigable con el Espectro Autista

En cualquier salón de clases existirá una amplia diversidad de alumnos, todos con diferentes necesidades sensoriales. Algunos pueden ser buscadores sensoriales y otros que evitan los sentidos. Sus estilos y habilidades de aprendizaje también serán diversas. Entonces, ¿hay alguna manera de disminuir la ansiedad y hacer que el aula sea inclusiva para todos estos alumnos sin que nadie se sienta excluido?

Aquí hay 10 ideas geniales para probar:


I) Tomar descansos frecuentes: ¿Qué hay de incorporar descansos frecuentes en las lecciones? A menudo, los alumnos podrán concentrarse mejor durante periodos de tiempo más cortos con descansos cortos a la mitad. Las pausas no tienen que ser especialmente perturbadoras, pero detenerse cada 20-40 minutos para levantarse, dar la vuelta y estrechar manos y pies, o caminar por el aula puede ayudar a muchos alumnos.


II) Movimiento: Algunos alumnos no pueden quedarse quietos durante largos períodos de tiempo, por lo que se recomienda tener descansos de movimiento o permitir que se paren o que se sienten en el piso a ciertas horas durante el día.


III) Tener una rutina y atenerse a ella: Tener una rutina muy clara ayudará a los alumnos a saber qué esperar y qué viene después. Mantenga los intervalos de descansos, lecciones y actividades consistentes para que los alumnos se acostumbren a la rutina diaria. Incluso podría tener un temporizador visual en la parte delantera de la sala para que los alumnos puedan ver cuánto tiempo queda de cada actividad. Considere enviar un calendario de la semana a casa con los alumnos para que vengan al colegio sabiendo qué esperar cada día y que sus padres puedan ayudarlos a prepararlos.


IV) Horarios visuales: Tener un horario visual para las actividades del día al frente del salón de clases ayuda a que los alumnos sepan qué esperar cada día. Esta es una serie de imágenes y palabras que les indican a los alumnos cuál es el orden del día. Puede consultar el calendario al comienzo de las clases de la mañana y de la tarde como recordatorio y consultarlo cada vez que haya una transición entre actividades y descansos. Considere que cada alumno tenga su propio horario en su escritorio con casillas de verificación para que puedan marcar cada cosa a medida que avanzan.


V) Tarjetas de sentimientos: Esta idea sencilla puede ser una herramienta extremadamente útil cuando tienes muchos alumnos en una clase. Deja que cada alumno tenga una tarjeta en la esquina de su escritorio. Por un lado, será verde y el otro, rojo. Estos son fáciles de hacer al juntar dos tarjetas y cortar en rectángulos más pequeños. Puede dibujar una cara sonriente en el lado verde y una cara triste en el lado rojo y si tiene un laminador, laminar para que duren más. Alienta a los alumnos a usar las tarjetas convirtiéndolas en verdes si se sienten tranquilos, felices y entiendan lo que están haciendo y en rojo si están estresados, tristes o necesitan ayuda. Esté atento para que pueda ayudar a los alumnos con una tarjeta roja, ya sea con su trabajo o para dirigirlos a un lugar seguro para que se calmen y descansen.

Es crucial tener en cuenta que algunos alumnos no estarán en una etapa en la que puedan reconocer sus propios sentimientos. Es posible que no reconozcan la sensación de sentirse abrumados o estresados ​​hasta que sea demasiado tarde. Tú puedes usar las tarjetas para enseñarles gradualmente cómo ayudarlos a elegir el color correcto durante todo el día. No esperes que lo entiendan rápidamente, ya que reconocer los sentimientos puede ser extremadamente difícil, sin importar la edad. Del mismo modo, es posible que los alumnos no puedan comunicar sus sentimientos, por lo que no puedes esperar que puedan responder cuando les pregunten acerca de ellos.


VI) Usar métodos adicionales para todos los alumnos: Con demasiada frecuencia, los alumnos diagnosticados en el Espectro Autista y aquellos con dificultades de procesamiento sensorial se sentirán excluidos en el colegio. Pueden sentirse avergonzados de utilizar los métodos establecidos para ayudarlos en caso de que otros piensen que son diferentes. En lugar de darle a un alumno un horario visual, dale a todos uno. En lugar de darle a un alumno audífonos o juguetes calmantes, tenga una caja de ambos para que todos los alumnos se sientan más tranquilos si los necesitan. Los métodos de este artículo no dañarán a ningún alumno, de hecho, es posible que encuentre que ayudan a todos los alumnos, independientemente de las necesidades adicionales.


VII) Considerar el entorno: Intenta tener tanta luz natural como sea posible en el salón de clases. Mantenga la temperatura constante para que sea cómoda. Piensa en remover los objetos innecesarios y resistir la tentación de colgar cosas en todas partes. Esto ayudará a los alumnos a no sentirse abrumados o distraídos por su entorno. Debe ser un proceso gradual y los alumnos necesitan saber con anticipación lo que sucederá. Podría ser una buena idea invitarlos a ayudar en los cambios del diseño del entorno escolar. Mantenga los muebles en el mismo lugar y no cambie de lugar a los alumnos sin una preparación previa. Piense muy bien en cómo incluso los cambios más pequeños pueden afectar a algunos alumnos.


VIII) Crear un lugar seguro que sirva como refugio: Cree, dentro o fuera del salón de clases, si puede, un área tranquila y segura que sirva como refugio. Tal vez un pequeño rincón dentro del salón de clases o un armario grande que pueda limpiarse funcionaría muy bien. Si no tiene disponible algún lugar así, entonces hacer una guarida cómoda debajo de algunas mesas podría ser una idea.

Poner un par de almohadillas o almohadones y un par de amigos mimosos sería un buen comienzo o si te sientes inventivo es posible crear un espacio sensorial sin gastar mucho dinero. Si no puede crear un espacio sensorial, tenga una caja sensorial en el área segura. La caja puede contener elementos sensoriales como elástico elástico, juguetes de violín, pequeños juguetes de luz, tela con textura o rompecabezas.


IX) Métodos de trabajo alternativos: Tener alternativas para algunas lecciones. Para la alfabetización, ¿podrían los niños escribir con el computador en lugar de escribir a mano? Tal vez considere una variedad de lápices diferentes para elegir o papel de diferentes colores. También puedes incorporar el juego sensorial o el aprendizaje al aire libre durante la jornada escolar.


X) Aclarar instrucciones de múltiples pasos: Piensa en las instrucciones que vas a dar y en cómo las dices. Reconoce que algunos alumnos no superarán la primera instrucción que diga, así que considera hacer recordatorios visuales si hay más de un paso a seguir. Algunos alumnos tienen una comprensión muy literal del lenguaje, así que considere cuidadosamente si lo que está diciendo podría confundir o incluso entender como algo totalmente diferente.

Hay muchas ideas para crear un salón de clases inclusivo y amigable con el Espectro Autista y estas son solo algunas de ellas para comenzar. Si tiene otras ideas o métodos probados y comprobados, nos encantaría escucharlos.

¡Por favor, compártelos en los comentarios!

Fuente: (2018). Ten ways of creating an autism friendly, all inclusive classroom. Autism Kinds on Tour. Recuperado de (https://autismkidsontour.com/2018/02/12/10-ways-to-create-an-autism-friendly-and-all-inclusive-classroom/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Un comentario sobre “10 Formas Para Crear un Salón de Clases Inclusivo y Amigable con el Espectro Autista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s