Síntomas del Espectro Autista No Incluidos en la Literatura Diagnóstica

Los síntomas oficiales del Espectro Autista incluyen la falta de contacto visual, problemas de comunicación y conductas repetitivos. Entonces, ¿por qué los padres buscan tratamientos para ayudar a sus hijos a dormir, lidiar con la ansiedad, digerir los alimentos o terminar con los trastornos convulsivos? Muchos, de hecho, la mayoría, los individuos diagnosticados en el Espectro Autista tienen síntomas que no tienen nada que ver con la interacción social. Hasta ahora, no sabemos si el Espectro Autista causa estos síntomas o simplemente está asociado con ellos. Pero sí sabemos que son muy reales.

I) Espectro Autista y Problemas Sensoriales: La mayoría de los individuos diagnosticados en el Espectro Autista tienen problemas sensoriales. Pueden sentir una sobrecarga sensorial frente a determinados ruidos, luces o texturas. O, por otro lado, pueden desear sensaciones físicas profundas. De cualquier manera, la hipersensibilidad o hiperactividad puede hacer que las actividades diarias sean extremadamente difíciles. ¿Qué niño aprende bien cuando está abrumado por la luz intensa, el ruido constante y la ropa áspera? Si bien existen tratamientos para mejorar los problemas sensoriales, las mejores soluciones generalmente implican cambiar el entorno para adaptarse al niño.

II) Espectro Autista y Problemas Gastrointestinales: Los niños diagnosticados en el Espectro Autista tienen más probabilidades que otros niños de tener problemas estomacales e intestinales. Algunos investigadores creen que la relación entre el Espectro Autista y los problemas gastrointestinales es una pista sobre la causa de dicha condición. Otros simplemente notan que muchos niños diagnosticados en el Espectro Autista tienen problemas estomacales. De cualquier manera, tiene sentido tratar los síntomas y al mismo tiempo garantizar una nutrición adecuada. Ningún niño con diarrea crónica, calambres estomacales y náuseas aprenderá, se comportará o socializará bien. Al tratar los problemas gastrointestinales, los padres pueden ayudar a sus hijos a ser más receptivos a la escuela, la terapia y la interacción social.

III) Espectro Autista y Convulsiones: Uno de cada cuatro niños diagnosticados en el Espectro Autista tiene un trastorno convulsivo. Las convulsiones pueden variar desde convulsiones a gran escala hasta apagones breves. Este espectro de síntomas puede hacer que sea difícil detectar las convulsiones, que también se pueden diagnosticar mediante el uso de electroencefalogramas que miden los cambios en las ondas cerebrales. A diferencia de la mayoría de los síntomas del Espectro Autista, las convulsiones tienen una solución médica. Los anticonvulsivos generalmente pueden controlar las convulsiones de manera efectiva.  Es importante asegurarse de seleccionar el anticonvulsivo correcto, ya que algunos pueden tener efectos secundarios graves.

IV) Espectro Autista y Problemas del Sueño: Si bien hay poca investigación sobre el tema, está claro que muchos individuos diagnosticados en el Espectro Autista también tienen problemas para dormir. A algunos les cuesta conciliar el sueño; otros se despiertan frecuentemente durante la noche. Por supuesto, la falta de sueño puede empeorar los síntomas del Espectro Autista: pocos piensan, se comportan o socializan bien cuando están agotadas. Los padres también pueden sentirse abrumados cuando carecen de sueño. Los estudios demuestran que la melatonina, un suplemento a base de hormonas, puede ayudar a los individuos diagnosticados en el Espectro Autista a dormir. Sin embargo, no está claro que la melatonina pueda hacer una gran diferencia para ayudar a los individuos diagnosticados en el Espectro Autista a dormir toda la noche.

V) Espectro Autista, Ansiedad y Depresión: Muchas individuos diagnosticados en el Espectro Autista tienen problemas clínicamente diagnosticables con ansiedad, depresión e ira. Estos problemas parecen ser más comunes entre los individuos diagnosticados con Síndrome de Asperger. Esto puede deberse a que los individuos diagnosticados con dicha condición son más conscientes de sus diferencias y más propensas a sentir los efectos de ser excluidas por sus pares. Pero algunos expertos creen que los trastornos del estado de ánimo que acompañan al Espectro Autista pueden ser causados por diferencias físicas en el cerebro. Los trastornos del estado de ánimo se pueden tratar con medicamentos, psicología cognitiva y manejo del comportamiento. Sin embargo, si los problemas son causados por problemas externos, tiene más sentido cambiar el entorno para satisfacer las necesidades del paciente.

VI) Espectro Autista y Dificultades de Aprendizaje: Los niños diagnosticados en el Espectro Autista aprenden de manera diferente. Algunos tienen dificultades de aprendizaje diagnosticables como la dislexia, mientras que otros tienen habilidades inusuales como la hiperlexia (la capacidad de leer a una edad extremadamente temprana). Algunos tienen dificultades para adquirir habilidades matemáticas básicas; otros son matemáticos “sabios” que logran resolver operaciones mucho más allá del nivel de sus pares.

VII) Espectro Autista y Enfermedades Mentales: No es inusual que un individuo diagnosticado en el Espectro Autista también sea diagnosticado con trastorno bipolar, depresión clínica, trastorno obsesivo compulsivo o esquizofrenia. Puede ser difícil distinguir la “perseveración” (reiteración de sonidos, palabras, objetos o ideas), que es bastante común en el Espectro Autista, y el trastorno obsesivo-compulsivo, que es una enfermedad mental separada. También puede ser difícil distinguir entre los trastornos del estado de ánimo y el trastorno bipolar, la esquizofrenia y las conductas propias del Espectro Autista.

VIII) Espectro Autista, Déficit Atencional y Problemas Conductuales: Sorprendentemente, el déficit atencional, las conductas agresivo y las dificultades de concentración no están incluidos en los criterios de diagnóstico para el Espectro Autista. Esto es muy extraño ya que todos son extremadamente comunes. Siendo ese el caso, muchos niños diagnosticados en el Espectro Autista también son diagnosticados con déficit atencional. A veces, los medicamentos que ayudan con el déficit atencional (como Ritalin) pueden ayudar a los niños diagnosticados en el Espectro Autista a mejorar su comportamiento y concentrarse mejor. Con la misma frecuencia, sin embargo, hacen poca diferencia. Es más probable que sean útiles los cambios en el entorno que distraen las distracciones sensoriales, las molestias y el enfoque del soporte. Otras herramientas para ayudar incluyen historias sociales, métodos de aprendizaje práctico y terapia de integración sensorial.

Fuente: Rudy, L. (2018). Symptoms of Autism Not Listed in Diagnostic Literature. VeryWell.  Recuperado de (https://www.verywell.com/additionalcomorbid-symptoms-of-autism-260612). Traducido por Maximiliano Bravo.

Anuncios

4 comentarios sobre “Síntomas del Espectro Autista No Incluidos en la Literatura Diagnóstica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s