Que No Es y Que Si Es La Aceptación

Se habla mucho sobre aceptación a la hora de discutir sobre el Espectro Autista. ¿Pero cómo definimos aceptación?

Echemos un vistazo a la siguiente situación hipotética:

Padre A: Amo y acepto a mi hijo/a en el Espectro Autista tal como es.

Padre B: ¿Entonces ya tiraste la toalla?

Antes de definir qué es aceptación, partamos definiendo qué no es aceptación.

I) La aceptación no significa tirar la toalla

Padre A: Amo y acepto a mi hijo/a en el Espectro Autista tal como es.

Padre B: ¿Cómo puedes simplemente no hacer nada? Mi hijo/a recibe al menos 40 horas de terapia conductual a la semana, más reforzamiento académico y psicomotricidad todo el día, y terapia ocupacional, y musicoterapia y . . .

II) La aceptación no significa no hacer nada

Padre A: Amo y acepto a mi hijo/a en el Espectro Autista tal como es.

Padre B: ¡Amo y acepto también a mi hijo/a! Después de 5 años de ABA, capacitación diaria en habilidades sociales y un sistema de recompensas por buena conducta validado por un equipo élite de científicos del MIT, no podrías decir que él/ella es diferente de los otros niños en su clase.

III) La aceptación no significa normalización

Padre A: Amo y acepto a mi hijo/a en el Espectro Autista tal como es.

Padre: ¿Te refieres a que estás bien criando a un/a niño/a salvaje que corre maniáticamente por las calles en ropa interior, con su rostro y manos embarradas con restos de los chocolates que come para el desayuno, almuerzo y cena?

En resumen, la aceptación no se trata de tirar al tacho de la basura todas las reglas, modales, educación, habilidades y estrategias de adaptación.

No sé de dónde sacan las personas estas ideas descabelladas sobre la aceptación. Quizás por habernos sentido tan desamparados, hasta que no tenemos más remedio que tragarnos los innumerables mensajes negativos sobre el Espectro Autista. Por ejemplo, “40 horas de terapia a la semana” “tu hijo/a nunca llegará a ser alguien en la vida si no le enseñas a ser normal”, “el Espectro Autista es una tragedia” y un largo, largo etcétera.

El denominador común de dichos mensajes es el miedo. El miedo a lo desconocido. El Espectro Autista para muchos es un concepto desconocido. Incluyendo muchos profesionales.

Dichos mensajes son convenientes. Están justo allí cuando tu hijo/a es diagnosticado/a y al principio son procesados rápidamente e indoloramente. El miedo no es algo que tenemos que esforzarnos por comprender. Es visceral y siempre está al acecho.

La aceptación es un poco más complicada. Requiere un poco de esfuerzo. En realidad, mucho esfuerzo.

El problema de los mensajes negativos sobre el Espectro Autista es que son tan accesibles que nos olvidamos de lo perjudiciales que son. Es como tomar agua salada tras naufragar en una isla desierta. Puede parecer una buena idea al principio, pero cuanto más agua te lleves a la boca, más sediento te sentirás. Puedes decirte a sí mismo que es la mejor opción para tu hijo/a, solo por un momento. Después de todo, hay un océano completo de agua salada allí, fácil de recoger con un balde, y te hará sentir menos sed, al menos por poco tiempo.

A largo plazo, el agua dulce es esencial para la supervivencia, pero encontrarla requerirá planificación y trabajo arduo: trepar a un árbol para recoger cocos, establecer un sistema para recolectar agua de lluvia, caminar hacia el interior para encontrar un arroyo o un manantial. No hay garantía de que nada de eso funcione, ¿verdad?

Riesgos, planificación, trabajo duro. Puedo decir con toda confianza que todo eso forma parte de la aceptación. No es la opción más fácil, pero vale la pena el esfuerzo.

Las personas a menudo hablan de aceptación como una especie de línea de meta y eso no podría estar más alejado de la verdad.

La aceptación de ti o de un ser querido es el punto de partida. La aceptación es donde evaluamos lo bueno, lo malo, lo feo y lo grandioso y descubrimos que estamos de acuerdo con todo eso. Que podemos amar a todas las partes, en este momento, hoy. No la próxima semana o cuando arreglemos solo una pequeña cosa o tan pronto tengamos esa otra cosa bajo control.

Estamos bien con todo eso, tal como es.

“¿Cómo es eso no es tirar la toalla?” te estarás preguntando. “¿Cómo es eso diferente de no hacer nada?”

Porque no es la línea de meta. Es el punto de partida. Desde un lugar de aceptación, podemos construir estrategias de adaptación y aprender nuevas habilidades de una manera que mejore la calidad de nuestra vida.

“¿No es lo mismo que la terapia conductual y normalizar a las personas? Dijiste que eso no es aceptación.”

Es confuso, lo sé. Tal vez una analogía podría ayudar.

Imagina un bombero a punto de entrar en un edificio en llamas. Para tener las mayores probabilidades de éxito, él o ella necesita las herramientas adecuadas y un equipo de protección. Nadie esperaría que un bombero mágicamente le salga ropa a prueba de fuego y un tanque de oxígeno (normalización); del mismo modo, nadie enviaría al bombero al edificio sin equipo de protección (no hacer nada) o le diría que simplemente dejara de ser bombero (tirar la toalla).

Es hora de dejar ir la falsa dicotomía de que nuestra única opción es normalizar a nuestros hijos/as en el Espectro Autista o titar la toalla y no hacer nada. Muchas terapias tienen como objetivo hacer que las personas en el Espectro Autista sean indistinguibles de sus pares sin Espectro Autista. A largo plazo, crearán una ruptura irreparable en su autoestima y calidad de vida.

Aprender nuevas habilidades y desarrollar nuestras fortalezas nos equipa para enfrentar los desafíos de la vida, mientras nos da el espacio para continuar viviendo felices tal como somos.

Y así es como funciona la aceptación: soy yo y sufro menos.

Fuente: (2014). What Acceptance Is Not. Musings of an Aspie. Recuperado de (https://musingsofanaspie.com/2014/09/17/what-acceptance-is-not/). Traducido por Maximiliano Bravo.

4 comentarios sobre “Que No Es y Que Si Es La Aceptación

  1. Jamás pensé que emitiría una opinión de este tipo….pero simplemente mientras leía sentía que me explotaría el cerebro….a su vez ..no keria dejar de leer ya que la sed de seguir recibiendo información no me permitió dejar de hacerlo ( leer)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s