Inclusión = La Palabra del Millón

Soy consciente de que la inclusión es un concepto que no se enseñe muy a menudo. Y es aún más raro que se ponga en práctica de forma eficaz. Por lo tanto, ambas cosas van a tener que cambiar.

I) En educación: La inclusión no se limita solamente a que las personas con discapacidad estudien en colegios ordinarios. Esta fue una idea tan predominante hace muchos años que inspiró un movimiento para luchar a favor del abandono sistemático de los colegios especiales. Obviamente, la inclusión es algo mucho más profundo que alumnos con y sin discapacidades estudiando en el mismo colegio, porque la inclusión se trata de ser aceptado, escuchado, y tener las acomodaciones o ajustes necesarios para que todos los alumnos puedan progresar académicamente en condiciones equitativas. Para que la inclusión sea una realidad creíble y tangible para las personas con discapacidad, la inclusión debe ser permitida a lo largo de todos los niveles de su trayectoria educativa, partiendo desde la educación preescolar, luego la educación básica y media, hasta llegar a la educación superior, independiente si ésta última sea educación universitaria o técnica-profesional.

II) En salud: La inclusión es tener nuestras voces escuchadas cuando se trata de nuestra salud y nuestras discapacidades. Significa tener profesionales de la salud escuchando las voces de las personas con discapacidad en vez de las voces de terceros, conocemos nuestros problemas de salud, la mayoría de nosotros somos más que capaces de articularlos. La inclusión es no ser trivializado, ignorado, ni menospreciado. Se trata de escuchar las muchas maneras que podemos comunicarnos: con palabras, con apoyos visuales, etcétera. Es más que escuchar las voces, se trata de escuchar y encontrar formas de acomodar las opiniones que pueden resultar diferentes con el propósito de encontrar formas de satisfacer las necesidades de las personas con discapacidad.

III) En organizaciones: La inclusión no es sólo ser parte de una organización. También no es sólo ser aceptado (lo que puede significar simplemente ser tolerado y/o soportado). La inclusión en este nivel se trata de ser valorados por nuestras contribuciones, de escuchar ideas que pueden ser diferentes a las de la mayoría. Se trata de valorar la diversidad de las personas, opiniones e ideas. Se trata de sentarse en la mesa y mirar las voces que faltan y deben estar allí. Cuando se trata de discapacidad, puede significar que las personas sin discapacidad tengan que hacer concesiones, y hacer todo lo posible para asegurar que esas voces sean escuchadas y respetadas.

Por lo tanto, la inclusión tiene que ver con las personas, todas las personas, tengan o no tengan discapacidades. La inclusión es contar con la oportunidad de participar plenamente en todas las esferas del quehacer social y de ser reconocidos y valorados por nuestras contribuciones. La inclusión es ser libres de expresar nuestras opiniones, respetando las muchas formas en que preferimos comunicarnos, en vez de que hablen por nosotros o a espaldas de nosotros.

La inclusión tiene como lema “Nada sobre nosotros, sin nosotros”. Si tú estás dispuestos a esforzarte seriamente a favor la inclusión, no nos excluyas, ni te atrevas a justificar nuestra exclusión. Espero que juntos podamos recorrer el camino hacia la plena inclusión. Porque así crearemos una mejor sociedad para todos.

Fuente: (2017). Inclusion. AUSOMEAUTISTIC. Recuperado de (https://ausomeautistic.wordpress.com/2017/05/17/inclusion/). Traducido por Maximiliano Bravo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s