5 Problemas con la Industria de la Autoayuda

La industria de la autoayuda es una industria generadora de billones de dólares. Ocupa librerías y salas de conferencias. Convierte a personas en celebridades y se aprovecha de la creciente ansiedad y cohibición de la generación actual. Y aunque ha cambiado las vidas de millones de personas – mayoritariamente para mejor, uno asumiría, – no son pocas quienes dudan de la credibilidad de sus principios. Muchos la consideran simplemente como un aceite de serpiente. Otros se ríen como hienas de las bizarras supersticiones maquilladas como legítimos consejos de vida. Sin embargo, millones prueban la autoayuda, pero al final terminan sintiéndose descontentos.

La psicología clínica tampoco exhibe una trayectoria excepcional de cambios personales virtuosos, pero al menos cuando estás sentado en el diván de un psiquiatra, tú sabes que estás lidiando con un experto calificado que te está diciendo qué debes hacer basándose en más de 100 años de investigación empírica.

Con la autoayuda, solamente Dios mismo sabe de donde provienen la mitad de esas personas. Es una industria mercadotécnica, en vez de una una disciplina revisada por pares. La responsabilidad cae en el lector para examinar cuidadosamente el material y decidir qué es creíble y qué no es creíble. Y eso no siempre es algo fácil.

Los siguientes son 5 problemas importantes con la industria de la autoayuda, y tienen pocas o nulas probabilidades de desaparecer:

1. La autoayuda refuerza percepciones de vergüenza e inferioridad

Dos tipos de personas se enganchan en el material de autoayuda: aquellos que sienten que algo está fundamentalmente mal con ellas y están dispuestas a intentar cualquier cosa para mejorar la situación y aquellas personas que piensan que generalmente ya son buenas personas, pero que tienen algunos problemas y puntos ciegos y quieren convertirse en mejores personas.

Llamemos al primer tipo como personas “Mal-a-OK” y al segundo tipo como persona “OK-a-Mejor” personas. Las personas “Mal-a-OK” recurren a los libros de autoayuda porque creen que son fundamentalmente falibles y quieren arreglarse. Las personas “OK-a-Mejor” recurren a los libros de autoayuda porque piensan que están bien, pero quieren llegar a ser mejores.

En términos generales, las personas “OK-a-Mejor” hacen exactamente eso mismo: pasan de tener una vida normal y convertirla en algo realmente único y mejor a lo largo de los años.

Las personas “Mal-a-OK” mejoran poco, en todo caso, incluso después de años de “esfuerzo”. En algunos casos, incluso pueden empeorar.

¿Por qué?

Las personas “Mal-a-OK”, fracasan constantemente porque poseen una cosmovisión fundamental que interpreta todo lo que hacen, incluyendo los libros de autoayuda, para apoyar su inferioridad o falta de dignidad.

Por ejemplo, una persona “OK-a-Mejor” puede leer un libro sobre ser feliz y pensar, “Oh, genial, hay un montón de cosas aquí que no estoy haciendo. Debería probarlas.”

Una persona “Mal-a-OK” leerá el mismo libro y dirá: “Vaya, mira todas estas cosas que no estoy haciendo. Soy un perdedor aún más grande de lo que inicialmente pensaba.”

La diferencia fundamental es que las personas “Mal-a-OK” tienen más dificultades de aceptarse a sí mismas en comparación con el resto. Una persona “OK-a-Mejor” examinará la cadena de malas decisiones y errores cometidos a lo largo de su vida y decidirá que debe tomar mejores decisiones y aprender a ser una mejor persona. Una persona “Mal-a-OK” asumirá que todas las decisiones que toma son malas porque es una persona fundamentalmente falible y que la única manera en que pueden tomar buenas decisiones es haciendo exactamente lo que alguien dice, palabra por palabra.

La ironía aquí es que el pre-requisito para que la autoayuda sea eficaz es el único aspecto crucial que la autoayuda realmente no puede ayudar: aceptarse a uno mismo como una buena persona que comete errores.

Seguro, decora tu casa siguiendo el Feng Shui, vive en el “momento”, di todas las afirmaciones positivas que se te ocurran, pero las personas “Mal-a-OK” continuarán percibiendo que todo anda “Mal” y nunca llegarán al “OK” que buscan con tanta desesperación. Debido a su inadecuada cosmovisión, todo lo que hacen solamente reforzará aún más su frágil autoconcepto. En el mejor de los casos, todo lo que pueden esperar es cubrirlo o suprimirlo.

2. La autoayuda a menudo es otra forma de evitación

La gente percibe conscientemente sus problemas en todo tipo de formas únicas y creativas: No sé cuándo besarla; Mi familia y yo siempre peleamos; Me siento agotado y flojo todo el tiempo; No puedo dejar de comer dulces; Mi perro me odia; Mi ex-novia quemó mi casa; y así sucesivamente.

Todos ellos se sienten como problemas “reales”. Pero en casi todas las situaciones, la raíz del problema es en realidad alguna forma profunda de ansiedad / neurosis o un sentimiento inconsciente de vergüenza o indignidad.

Ya vimos cómo la autoayuda suele resultar ineficaz en cuanto a lidiar con la vergüenza. Desafortunadamente, a menudo también falla en manejar la ansiedad / neurosis.

Cuando alguien con una cantidad excesiva de ansiedad recurre a la autoayuda, dos cosas suelen suceder y ninguno de ellas soluciona el problema.

  • Simplemente reemplazan una neurosis por otra neurosis ligeramente más saludable: pensar en alguien que pasa de ser alcohólico e incapaz de mantener un empleo, de meditar y hacer yoga cinco horas al día y sin poder mantener un empleo.
  • O utilizan la autoayuda como otra forma de evitación. Los consejos de citas son un ejemplo clásico  – no sé cómo invitar a salir a la chica que me gusta así que leeré cuatro libros sobre el tema y sentiré que hice algo. De repente leer los libros se siente mucho más importante que realmente invitar a salir a la chica en cuestión.

3. El marketing de la autoayuda crea expectativas poco realistas

Aunque en teoría no hay nada malo respecto al motivo de lucro en la industria de la autoayuda, en la práctica causa muchos problemas.

Con el motivo de lucro, el incentivo no está en crear un cambio real sino en crear la percepción de un cambio real.

Esto se puede hacer con placebos, enseñando a los clientes a suprimir ciertos sentimientos negativos o impulsar sus estados emocionales temporales. Se puede hacer aplacando a las personas ansiosas con más información y a las personas neuróticas con más técnicas de relajación. Todo esto crea sensaciones de logros y mejoras a corto plazo, pero casi siempre se disipan dentro de unos días o semanas.

Es triste, pero es imposible superar toda una vida repleta de sentimientos de inferioridad o vergüenza en un solo fin de semana. Simplemente así son las cosas. Lo que ocurrirá es que tú te sentirás mejor acerca de que tus sentimiento de inferioridad y vergüenza por un fin de semana y luego volverán una vez más.

4. La autoayuda (usualmente) carece de validez científica

Aquí están las prácticas de autoayuda que han demostrado en estudios científicos tener alguna validez: Meditación o atención plena, guardar un diario, indicar porque estás agradecido todos los días, ser generoso y ayudar a los menos afortunados.

Aquí es donde la ciencia es impredecible (por lo general depende de cómo o por qué se utiliza): Programación neurolingüística, afirmaciones positivas, hipnoterapia, ponerte en contacto con tu niño interior.

Estas últimas son puras supercherías: Feng Shui, manifestaciones, cartas del tarot, telekinesis, cristales, animales de poder, la ley de la atracción, cualquier cosa sobrenatural.

El hecho es que la mayoría de la información de autoayuda es un placebo en el mejor de los casos o un timo absoluto en el peor de los casos.

Afortunadamente, en la última década, muchos académicos como Brene Brown y Dan Gilbert se están metiendo en la mezcla escribiendo libros de autoayuda basados en estudios científicos, en lugar del habitual tropo de “Yo estaba limpiando mi armario cuando Dios me habló y de repente me iluminé y aquí está mi libro completamente arbitrario y mal concebido sobre lo que debes y no debes hacer con tu vida “.

5. La autoayuda es una contradicción

La contradicción de la autoayuda es que el primer paso y el más fundamental para el crecimiento es admitir que estás bien como eres y que no necesariamente necesitas la ayuda de nadie. Es la creencia principal, y por su propia definición, es algo que no puede darte otra persona, debes lograrlo con tu propio esfuerzo.

La ironía es que una vez que aceptes que no necesitas la ayuda o consejos de alguien para convertirte en una mejor persona, es sólo entonces que sus consejos realmente te resultan útiles.

Así que de alguna manera, la autoayuda es más útil para las personas que en realidad no necesitan autoayuda. Es para las personas “OK-a-Mejor”, no las personas “Mal-a-OK”, a pesar de que son la mayoría de las personas que se dejar atrapar por sus redes y gastan su dinero en ella.

La superación personal es absolutamente literal en su significado – se utiliza para superarse a uno mismo, no para substituirlo. Si buscas reemplazar a quien eres con algo más, entonces nunca tendrás éxito, y es más probable que seas absorbido por la tontería y la pseudociencia y suprimirás tus sentimientos de inferioridad en lugar de abordarlos directamente.

En otros casos, la autoayuda permite a las personas transferir y proyectar sus sentimientos de inferioridad hacia otros, o vivir subsidiariamente a través de un “gurú” o del éxito de otra persona. Una vez más, es la percepción del progreso y no el progreso en sí.

¿Cuál es el punto de todo esto?

Es esto: averígüalo tú mismo. Eso puede sonar como una salida obvia, pero en serio, ¿por qué alguien más tendría la respuesta a tu vida, pero tú no?

Tú puede tomar sus experiencias e ideas en consideración, pero en última instancia es su aplicación a tu vida lo más importante.

Nada de esto se supone que sea fácil. Cualquier persona que le diga lo contrario probablemente está vendiendo algo.

Sé escéptico. Sé asertivo. Y sé persistente. Esta es tu vida de la que estamos hablando. Nadie puede ser feliz por ti. Si te encuentras con esa expectativa, bueno, entonces es tu problema. Y nadie puede ayudarte excepto .

Fuente: Manson, M. (2012).  5 Problems with the Self-Help Industry. Mark Manson- Author. Thinker. Life Enthusiast. Recuperado de (https://markmanson.net/self-help). Traducido por Maximiliano Bravo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s